Derecho de las Nuevas Tecnologías, Jurídico 


La Firma Electrónica y el nuevo Reglamento

El pasado viernes 1 de julio, entró en vigor la mayor parte del contenido sustancial del Reglamento UE 910/2014 del Parlamento Europeo y del Consejo de 23 de julio de 2014, relativo a la identificación electrónica y los servicios de confianza para las transacciones electrónicas en el mercado interior.

Este Reglamento garantiza que las personas y las empresas puedan usar sus propios sistemas de identificación electrónica nacionales en otros países de la UE en que exista la identificación electrónica. Por ello, a partir de hoy la firma electrónica de un nacional o entidad de la Unión tiene validez en todo el ámbito de la misma.

De esta manera particulares, empresas o Administraciones públicas podrán realizar gestiones y transacciones electrónicas totalmente válidas en territorio comunitario a través de su firma o certificado electrónico, lo que facilitará la vida a muchos ciudadanos europeos.

Mercado único digital y ventanilla única

El objetivo de esta medida es eliminar las barreras existentes para el uso transfronterizo de los medios de identificación electrónica utilizados en los Estados miembros, que seguirán siendo libres de utilizar o introducir, a efectos de identificación electrónica, medios de

#actualidadQAH

#actualidadQAH

acceder a los servicios on line.

De esta manera, los dos elementos del Reglamento (la identificación electrónica y la firma electrónica) darán lugar a un entorno regulador previsible al efecto de unas interacciones electrónicas seguras y sin soluciones de continuidad entre las empresas, los ciudadanos y los poderes públicos. Esto aumentará la eficacia de los servicios on line tanto del sector público como del privado, el negocio electrónico y el comercio electrónico en la UE.

Y es que si bien todos los países de la UE tienen marcos jurídicos en materia de firma electrónica, las diferentes regulaciones complicaban en la práctica la posibilidad de realizar transacciones electrónicas transfronterizas. En la mayoría de los casos, los ciudadanos de un Estado miembro no podían utilizar su identificación electrónica para autenticarse en otro Estado miembro porque los sistemas nacionales de identificación electrónica en su país no eran reconocidos en otros Estados miembros.

Principales beneficiarios

La aplicación de las disposiciones del Reglamento relativo a la identificación electrónica será beneficiosa para particulares, empresas y administraciones públicas:

  1. Los ciudadanos podrán realizar más cómodamente gestiones como, por ejemplo, una mudanza o una boda en el extranjero, o declaraciones fiscales.
  2. Las empresas podrán presentar ofertas online para contratos públicos en cualquier lugar de la UE. Podrán firmar y sellar sus ofertas, además de indicar su fecha y hora, por vía electrónica en lugar de imprimir y enviar múltiples copias en papel de las ofertas mediante servicios de mensajería.
  3. Las personas que deseen hacer negocios en otro país de la UE podrán crear empresas a través de Internet y presentar informes anuales, todo ello con facilidad.
  4. Las administraciones podrán reducir las cargas administrativas y aumentar la eficiencia, con lo que ofrecerán un mejor servicio a sus ciudadanos y ahorrarán dinero a los contribuyentes.
  5. Los estudiantes podrán matricularse en una universidad extranjera de manera online línea, sin necesidad de desplazarse para papeleos.
  6. Los pacientes que requieran asistencia médica en el extranjero podrán controlar o autorizar de forma segura a un médico para que acceda a su historial médico online.

Seguridad de las transacciones

Conforme al principio de reconocimiento mutuo que establece el Reglamento, la autenticación a efectos de un servicio en línea debe implicar exclusivamente el tratamiento de los datos identificativos que sean adecuados, pertinentes y no excesivos para la concesión del acceso al servicio online de que se trate.

Por otra parte, los prestadores de servicios de confianza y el organismo de supervisión deben respetar asimismo los requisitos de confidencialidad y seguridad del tratamiento previstos en la Directiva 95/46/CE).

Prestadores de servicios de certificación

Los prestadores de servicios de certificación deberán adoptar el nuevo marco legal, que les impone nuevos requisitos, en particular en materia de seguridad y responsabilidad, para garantizar la debida diligencia, la transparencia y la rendición de cuentas en relación con sus operaciones y servicios

En una Declaración final sobre la nueva implementación de servicios de confianza digital en la Unión Europea, adoptada en el Foro Europeo de Firma Electrónica en el año 2015, los participantes consideraron necesario el desarrollo del art.14 del Reglamento en relación con los aspectos internacionales de reconocimiento de la identificación electrónica y de los servicios de confianza digital que se proporcionan a o por terceros países que no formen arte de la UE.

Vía|BOE
Imagen| Administracionpublica

RELACIONADOS