Economía y Empresa, Finanzas 


La figura del asesor financiero

Los individuos están tan inmersos como las empresas en un sistema económico. Al igual que a ellas, muchos cambios macroeconómocios o financieros afectan a las finanzas personales y también ellas deberían dedicar tiempo y recursos a una adecuada planificación financier. En España pocos consultan a un asesor financiero, mientras que en otros países es algo común al igual que consultar a un asesor fiscal o un abogado.

Pero, ¿qué es un asesor financiero? ¿Cómo escoger y reconocer un buen asesor financiero?

Un asesor financiero debería ser como un médico de cabecera, es decir, el profesional que se compromete personalmente y por largo plazo con la salud del paciente y su grupo familiar. La primera vez que un médico atiende a un paciente, antes de hacer un diagnóstico y recomendar un tratamiento, le hace una entrevista inicial para conocer sus antecedentes, afecciones crónicas, hábitos y costumbres, problemas, cómo es su familia, qué problemas de salud tuvieron sus padres, etc. Puede también indicarle análisis y estudios complementarios.

Un verdadero asesor financiero se centrará en los objetivos, necesidades y situación financiera antes que en las recomendaciones. Si alguien llega ofreciéndole grandes ganancias y rentabilidad, ojo es un vendedor.

Muchas personas creen que un asesor debe recomendar dónde invertir para ganar plata rápidamente, como si fuese un hacedor de milagros. El asesoramiento financiero no es eso. Es un plan pensado a largo plazo, evaluando ante todo los objetivos del clr los mejores resultados en la planeación financiera es necesario revelarle al asesor información personal y financiera relevante. Por tanto, la confianza debe ser la base de la relación. Hay que hablarle con la verdad, para que el asesor conozca muy bien su situación y necesidades y pueda realizar un buen diagnóstico.

Para esto, usted deberá confiar en la honestidad, profesionalismo y habilidades del asesor financiero para ayudarlo a cumplir sus metas en forma objetiva. De ahí la importancia de una buena selección y saber qué busca.

¿Qué buscar?

Un buen asesor financiero debe ser integral y tener la capacidad de asesorarlo desde las perspectivas del ahorro, la inversión, las pensiones y los seguros. Por lo anterior, un buen asesor financiero es una persona muy preparada y actualizada en muchos campos.

Si posee un buen conocimiento y comprendió su situación financiera, el asesor financiero hará su diagnóstico. Tal vez no le guste, pero siempre es mejor conocerlo para enfrentarla y modificarla. Podrá convencerlo con argumentos sólidos de que su propuesta le generará mayor valor que sus deseos de acción al guiarlo hacia metas realistas.

¿Quién lo necesita?

Muchas personas no perciben la necesidad de tener un asesor financiero. Pero los desórdenes de dinero son como una enfermedad silenciosa. Mientras no muestra los síntomas, la persona no va al médico y cuando va, ya es muy tarde o el problema es muy complejo de resolver.

Todas las personas requieren un asesor financiero, no importa su edad o su situación económica. Un buen consejo financiero es igual a un buen chequeo médico anual.

Un asesor es útil en todas las etapas de su vida, pero principalmente cuando comienza la vida laboral o cuando empieza a generar ingresos, ya que es importante establecer los planes de ahorro e inversión. El tiempo en las finanzas es fundamental.

Imagen| definanzas.com

Más información| CNMV, Ahorro CapitalDefinanzas.com

En QAH| ¿Vendedor asesor o vendedor agresivo?

RELACIONADOS