Cultura y Sociedad, Patrimonio 


La Femme Fatale

“La mujer fatal es la que se ve una vez y se recuerda siempre.
Esas mujeres son desastres de los cuales quedan siempre
vestigios en el cuerpo y en el alma. Hay hombres que se matan
por ellas
; otros que se extravían…”

Ramón del Valle Inclán, La cara de Dios, 1900.

 

La femme fatale, mujer malvada y embaucadora, que engaña por sus encantos físicos y su atractivo. Éste es el prototipo de mujer que se dio a finales del siglo XIX y principios del XX.

La femme fatale se caracteriza por ser una mujer peligrosa, que lleva al mal, como si se tratase de un monstruo, pero que físicamente es muy hermosa y presenta un gran erotismo.

Este prototipo de mujer fatal se empezó a dar con los movimientos revolucionarios de las mujeres, en los que se pretendía conseguir una igualdad entre sexo masculino y femenino. Además las mujeres empezaron a luchar por tener derecho a voto y a otras igualdades. Esto se desencadenó a partir de la revolución industrial y de que la mujer se incorporara al trabajo, por la falta de personas durante la Gran Guerra.

El término femme fatale o beaute fatal proviene de la cultura francesa y se entiende como “La que parece enviada por el destino para atraer a aquellos que se le aproximen”. Analizando etimológicamente la palabra “fatal” observamos que proviene del latín “fatalis” y se define como algo malo, infeliz, que atrae el mal.

La femme fatal ha sido la protagonista de diversas obras de arte, desde obras literarias a pinturas y se han encontrado en salones lujosos rodeadas de joyas.

La Esfinge o Las caricias de Fernand Khopff. 1896.

La Esfinge o Las caricias de Fernand Khopff. 1896.

Dentro de la figura de la femme fatale se puede apreciar como a lo largo de la historia, en esta época sobre todo, se han usado figuras mitológicas o religiosas, como es el caso de Eva, Judith, Circe, Lilth, Salomé. También fueron ejemplos de ello, seres mitológicos como la Esfinge, la Sirena, Medusa

Cabe destacar que tanto en literatura como en el arte en general destacan autores del Simbolismo, del Decadentismo y del Art Nouveau que tratan a la femme fatale. Tal es el caso de escritores como Baudelaire que habla de la mujer fatal en su obra Les fleurs du mal, Huysmans u Oscar Wilde con Salomé. En el campo de la pintura, numerosos son los ejemplos: Gustave Moreau aborda el tema de “Salomé” y “Edipo y la Esfinge”, dos temáticas claras en las que la mujer pone cara al mal. Apreciamos obras como “El ídolo de la perversidad” de Jean Delville, “Pornokrates” de Félicien Rops, “La víbora (El pecado)” de Franz Von Stuck, “La Esfinge, o Las caricias” de Fernand Khnopff, “Salomé o Judith” de Klimt, “Vampiro” de Munch y otros.

La víbora (El pecado) de Franz von Stuck. 1895.

La víbora (El pecado) de Franz von Stuck. 1895.

Franz Von Stuck representa en “La víbora” la fuerza destructora de la seducción asociada a un tema bíblico, en el que une la mujer y la víbora. Además esta obra representa el símbolo fálico. Encontrando así una obra que muestra un gran erotismo y sensualidad.

Encontramos también obras que se desmarcan de esta temática. Gabriel Rossetti nos muestra la contraposición a la femme fatale, ésta es la Beata Beatrix”, una mujer beatificada basada en la Beatrice de Dante Alighieri de la Divina Comedia. Mientras la mujer fatal es la que atrae con su belleza y erotismo hacia lo malo, la Beata Beatrix es una mujer angelical, que presenta una gran belleza y se erige como salvadora, cuya prefiguración es la Virgen María.

No hemos de olvidar que la femme fatale es por tanto un modelo de mujer que se desarrolla a lo largo de la historia en diversas corrientes del Arte, destacando en aquello que se conoció como “Decadentismo” y que también contó con su propia contraposición, como podemos ver en la Beata Beatrix. Una gran belleza, las formas mitológicas o incluso andróginas serán rasgos definitorios para identificar a estas mujeres fatales que tanto se prodigaron en el arte decimonónico.

Vía | SERRANO ALONSO, J., Literatura modernista y tiempo del 98: Actas del Congreso Internacional. Universidad de Santiago de Compostela, 2000.

www.mirada.educa.aragon.es/mirada/Resena_bibliografica.doc

Imágenes | Consentido Propio

El cuadro del día

RELACIONADOS