Economía y Empresa 


La falta de confianza, un problema económico

En la economía de un país, al igual que en toda relación, la confianza juega un importante papel. Un mercado en el que sus consumidores no confíen puede convertirse en un arma letal para dicho lugar. Pero ¿en qué medida puede afectar la falta de dicho sentimiento a la economía de un país?

Cuando un mercado carece de confianza se puede decir que afecta al país tanto de forma interna como externa, es decir, no sólo decaen los ánimos de los ciudadanos de dicho lugar, sino que la imagen externa del mismo también se ve perjudicada.

El gráfico del CIS muestra como la confianza de los consumidores ha decrecido estos últimos años.

El gráfico del CIS muestra como la confianza de los consumidores ha decrecido estos últimos años.

Por ejemplo, puede tomarse el caso de España para su mejor comprensión. En dicho país, la falta de confianza por parte de los consumidores parece clara. La crisis económica y financiera tan “devastadora” como la vivida, y la falta de escrúpulos de muchos altos cargos han hecho que los ánimos y la confianza de muchos ciudadanos se pierdan por el camino. Dicho de otra forma, los continuos episodios de corrupción que han salpicado a partidos políticos, la monarquía y sindicatos han acrecentado todavía más la falta de dicho sentimiento. Al mismo tiempo, a esto hay que sumarle la desconfianza que muchos ciudadanos muestran hacia el gobierno, la banca o la imparcialidad del poder judicial. Actos como los anteriores, suponen el coctel perfecto para provocar la pérdida de confianza en las instituciones públicas, lo que al mismo tiempo afectará a la reputación e imagen de las mismas

Cuando un mercado no transmite confianza, las decisiones de los consumidores se ven perjudicadas, de dicho modo el consumo, endeudamiento o la compra de determinados bienes (viviendas, coches, etc.) se podrían ver reducidas, mientras que el ahorro aumentaría. Ésta situación no sólo se daría entre los consumidores del propio país, sino que los extranjeros preferirían no invertir en el mismo, ya que como se ha mencionado anteriormente la mala imagen de las instituciones públicas afectaría a la visión económica que se tiene de dicho país.

En definitiva, la confianza es un elemento clave en toda relación económica, ya que sin ella, no sólo podemos perjudicar al país, sino que además, acciones como la de salir de la crisis se complican todavía más. Con todo esto sólo queda decirle a todos los que contribuyen a esta situación que “antes de ser infiel piensa que estás traicionando la confianza de alguien que te quiere por alguien que quizá te olvide mañana”.

Vía| Los efectos de la falta de confianza

Más información| El País,  COMeIN

Imagen|Blogspot

En QAH| Expectativas económicas y confianza del Gobierno,

RELACIONADOS