Cultura y Sociedad, Historia 


La excéntrica aristócrata que dejó huella en Oriente

Lady Hester Stanhope, 1776-1839

 Ya en su época era considerada la leyenda del Líbano. Lady Hester no se conformó con asumir el clásico papel de mujer de alta sociedad en la Inglaterra del XIX. Tras una serie de trágicos acontecimientos, a sus 34 años, decide abandonar su país natal y tomar rumbo a lo que sería una aventura durante el resto de su vida.

Recorrió a su antojo Malta, Constantinopla, Alejandría, el Cairo, Acre, Belén, Nazaret, Sidón, Siria y finalmente, se instalaría en un remoto convento en las montañas del Líbano.

 Si quisiera podría ir ahora mismo a La Meca sola. No tengo nada que temer. Pronto contaré con tantos nombres como Apolo. Soy el sol, la estrella, la perla, el león, la luz del cielo y la reina.

 

Fue la primera europea en cruzar las puertas de Palmira y en adentrarse en Damasco, la ciudad más antigua del mundo y todo un símbolo para los musulmanes. Advertida de la temeridad que esto suponía, ciudad en plena guerra civil y de marcado fanatismo religioso, esta dama amante de la aventura, llegó a caballo vestida cual hombre, como acostumbraba, y a plena luz del día.

No dejaría indiferente a quien la conociera, muchas personalidades de su época la consideraron “la maravilla de Oriente medio” y su fama se propagaba desde la India hasta Inglaterra. Entre sus más ambiciosos propósitos estuvo derrotar a Napoleón o encontrar el tesoro perdido de la ciudad de Ascalón.

La “reina del desierto” moriría rodeada de gatos, en su palacio Oriental y habiendo cumplido sus sueños de grandeza, «reinar entre los Árabes».

 

Vía| Las damas de Oriente, Cristina Morató

Más información| Mujeres viajeras, Trailer La Reina del Este, Wikipedia

Imagen| Wikipedia

RELACIONADOS