Historia 


La esclavitud como catalizador de la Guerra de Secesión estadounidense

De las diversas razones que llevaron a los Estados del sur de Estados Unidos a declarar la secesión de la Unión en 1861, el factor de la esclavitud fue uno de los detonantes de mayor peso. En cierto modo, se convertiría en el símbolo de separación entre dos concepciones del mundo completamente antagónicas que propiciaría la ruptura definitiva entre las dos regiones del país norteamericano.

Plantación de algodón trabajada por mano de obra esclava.

Plantación de algodón trabajada por mano de obra esclava.

Si bien es cierto que en el momento en que se declaró la Guerra de Secesión la esclavitud representó el punto de ruptura definitivo, no debemos perder de vista que la construcción de la nación norteamericana se realizó fundamentalmente en torno a un pacto de prohombres del norte y del sur. Como factor histórico, la esclavitud fue una constante en la evolución de Estados Unidos y su abolición definitiva se fue posponiendo ad nauseam. En este sentido no es descabellado afirmar que la exclusión de los esclavos formó parte del génesis  de Estados Unidos, y que de forma pasiva su existencia se toleró sin mayores dificultades.

El pacto constitucional que dejó el asunto de la esclavitud como un problema a solucionar mas tarde, comenzaría a erosionarse una vez que la nación empezara su agresiva ampliación territorial, y la creación de nuevos estados comenzara a romper el equilibrio de poder federal entre el norte y el sur.

Fundamentalmente, podemos hacer dos grandes lecturas sobre las bases del enfrentamiento en torno a la esclavitud entre las regiones del norte y las regiones del sur: una político-económica y otra puramente filosófica y ética.

Desde un punto de vista político-económico, debemos entender que los estados sureños basaban toda su fortaleza económica en las plantaciones de algodón con mano de obra esclava. Los grandes propietarios del sur, por tanto, construían su fortuna en torno a la exportación de materias primas, fundamentalmente hacia Inglaterra: el modelo de plantación exportador representaba la supervivencia de los flujos comerciales coloniales. Frente a las plantaciones, los estados del norte apostaban por la industrialización del país que permitiera a Estados Unidos integrarse en la economía mundial como un país exportador de manufacturas. Estas dos visiones antagónicas redundarían en una pugna política muy áspera sobre el tipo de orientación económica que se defendía a nivel federal.

La población negra del sur de Estados Unidos carecía de derechos civiles y libertad.

La población negra del sur de Estados Unidos carecía de derechos civiles y libertad.

Desde un punto de vista filosófico, la ruptura se manifestaba, no en el terreno de la representatividad, sino en los fundamentos profundos de la esencia de la humanidad y el derecho a la libertad. El esclavo negro era entendido en el sur como una propiedad del hombre blanco, y como tal no gozaba de derechos como ciudadano y en cierto modo se le negaba su humanidad. Frente a esta posición, desde los estados del norte se entendía que la esclavitud era una práctica arcaica e intolerable, puesto que era un insulto a un fundamento fundacional de la nación: la libertad. Es cierto, no obstante, que los modelos de abolicionismo que existían en los estados del norte no eran homogéneos, y mientras que había perspectivas que trabajaban por una abolición que redundara en la concesión de derechos a los negros de forma inmediata, también existían tendencias gradualistas que proponían una inserción pausada y controlada.

La guerra que desde 1861 a 1865 dividió a Estados Unidos fue la manifestación violenta del enfrentamiento entre dos visiones del mundo completamente antagónicas e irreconciliables, donde la figura del esclavo negro tuvo una importancia radical. Tristemente, la victoria del norte frente al sur no sirvió de catarsis nacional y no acabó  ni con los prejuicios, ni con la violencia, ni con la exclusión de la población negra.

Vía| Howard Zinn, “La otra historia de Estados Unidos”, ed. Las otras voces.

Imagen| Plantación, Esclavo

En QAH ¿A qué hace referencia la expresión “40 acres y una mula”?, Historia de los Buffalo Soldiers (I), Historia de los Buffalo Soldiers (II)

RELACIONADOS