Historia 


La Empresa de China

Con este nombre se le conocía en el Consejo de Indias y en Manila a la pretensión por parte de algunos súbditos de Felipe II, para invadir China. Algunos incluso llegaron a creer poder conquistar China con tan solo , menos de sesenta ´´buenos soldados españoles´´. Si, habéis leído bien, menos de sesenta, es el caso del funcionario al servicio del Imperio español.

Hernando Enriquez Riquel, el cual escribió al ´´Señor del Mundo´´ Felipe II, una carta fechada el 30-julio-1574. Hernando era el escribano real de Manila.

Este funcionario de Manila, expresaba sus inquietudes al Consejo de Indias, esperaba que España se expandiera por toda esta ´´Isla del Poniente´´como la llamaba Labezaris, el sucesor del gran conquistador Legazpi, gobernador de las Filipinas.

´´Había que llevar el conocimiento de la fe católica a tanta gente que era bárbara y ciega a fin que pudiesen entrar en el gran cielo´´

Así eran las cosas en esta época dorada para España. El Imperio se expandía desde América hasta las Filipinas. Felipe II, su arquitecto. A su despacho llegaba correspondencia de todas partes del mundo, y con muy diferentes argumentos.Tal era la confianza en si mismos, en sus recursos, en su capacidad de organización y su espíritu aventurero, que estaban convencidos de poder conquistar China. Los españoles asentados en Manila, aquellas tierras del imperio español tan lejanas, pensaban y no sin razón, que la conquista de China sería un acicate para las arcas del Imperio y para las suyas. Cualquier contacto con China, traería riquezas. Hay que recordar que los propósitos de estos aventureros del siglo XVI, fueron principalmente , el fuerte interés económico, la evangelización y la constante ambición por obtener fama y reconocimiento.

Imagen-2051

Galeón de Manila.

Fruto de esa mentalidad surgieron las propuestas de invasión del Imperio Celeste, entre otras causas por el desconocimiento real de las impresionantes dimensiones y características del Imperio Chino. También influyó sobre sus mentes las conquistas de Hernán Cortes . Creían que podían repetir las hazañas que este consiguió sobre el Imperio Azteca.

Fue el vasco Andrés de Urdaneta quien descubrió y documentó la ruta del Pacífico, entre Filipinas y Acapulco y conocida como ruta de Urdaneta o tornoviaje, alcanzando el reconocimiento universal. El intrépido aventurero vasco también alimentó el proyecto de conquista del Imperio Celeste.
Las barcos españoles sabían llegar a Filipinas, pero no regresar, hasta que Urdaneta descifró el código de las mareas del Pacífico, solucionando el problema del regreso.
El tornoviaje abrió las rutas de Asia a la Monarquía Hispánica , sentando las bases del comercio con el Imperio Celeste. Fue a través del llamado Galeón de Manila o Nao de China con la que se estableció un comercio marítimo regular, cruzando nada más y nada menos, que el Océano Pacífico de forma regular durante dos siglos y medio. De Filipinas a México, casi nada, toda una ruta comercial bajo dominio español durante siglos, gracias al vasco Andrés de Urdaneta que descifró los códigos de navegación que abrieron las puertas a la Corona española al mundo asiático. Muchos otros lo intentaron antes sin éxito.

M109FELIPE_II_2 (Copiar)--644x362

mapa de Asia, 1613

Como los navegantes españoles no podían por el Tratado de Tordesillas, acceder hacia oriente a través del Índico (reservado a Portugal) tampoco podían por el Mediterráneo por hallarse gran parte de él bajo el dominio turco, no tuvieron más remedio que hacerlo atravesando el Pacífico desde América. En Acapulco se cargaba en el galeón la plata , codiciada más que el oro, por los chinos .Una vez en Manila era canjeada por seda, porcelana, especias o marfil. Cuando llegaban por la ruta de Urdaneta a Acapulco eran desembarcados y cargados en mulas hasta Veracruz, donde se embarcaban rumbo a la península.

Para llevar a cabo la empresa de China se ordena al Virrey de Nueva España que envíe una pequeña flota de exploración a cargo de Juan de la Isla, a las Filipinas para dirigirse después a China.Su misión era recabar información para la posible conquista. Clave en esta misión tendría que haber sido Miguel Lopez de Legazpi, conquistador y primer gobernador de Filipinas, pero murió repentinamente en el verano de 1572, dando al traste con la expedición. Guido Lavezares sucesor de Legazpi, intentará la exploración de China , no sin dificultades.

A partir de 1574 hay propuestas como la de Juan Pablo Carrión, el cual bajo su cuenta y riesgo pretende armar una pequeña flota de cuatro buques e iniciar la invasión de China, a cambio pedía el título de ´´Almirante del Mar del Sur y de la Costa de China´´
Los primeros contactos diplomáticos con China fueron en 1574. Las autoridades chinas de Juijan ofrecieron a los españoles establecer relaciones comerciales en la zona a cambio de la captura del pirata chino Ling Feng, el cual se escondía en el archipiélago filipino. No pudiendo capturar al pirata que se escabullía constantemente. Una vez que los intentos diplomáticos fracasaron los planes de invasión se aceleran. Se intenta antes de intervenir militarmente, enviar una embajada ante el emperador Wanli con la mediación de los jesuitas. Cuando parecía que este último intento iba a dar resultado, los portugueses intervienen en Macao. Haciendo fracasar nuevamente el intento diplomático.

cuadrored4-1925332_561x316

Hernán Cortés por Ferrer-Dalmau

Felipe II accede al trono portugués en 1580, incorporando Macao en sus dominios, se aceleran entonces los preparativos militares. Fué el jesuita Alonso Sánchez el encargado de llevar a al corte los planes para la invasión, que ya habían empezado sin el conocimiento de Felipe II.
El momento en el cual llevó los planes al monarca, no podía ser peor ya que se estaba organizando la invasión de Inglaterra con la Gran Armada, 1588.
Aunque ahora nos pueda parecer descabellado, bajo el reinado de Felipe II hubo un plan real de invadir China.

Ahora sabemos que la información que se tenía de China en esos años era poco precisa y muy tergiversada, lo que hacia que algunos se embarcaban a tan impresionante aventura bajo su cuenta y riesgo. Esta propuestas van tomando forma en la corte de Felipe II que cada vez cree más en ello.

Se enviaron expediciones y embajadas para informar sobre el poderío militar del Imperio Celeste . Se adaptó un puerto en Filipinas para la flota encargada de la empresa, se hicieron estimaciones más reales sobre las fuerzas necesarias e incluso se planteó la posibilidad de reclutar tropas japonesas a la empresa. Uno de los gobernadores de Filipinas llegó incluso a cifrar en 15.000 el número de efectivos necesarios para acometer la acción. A esas tropas deberían unirse 6.000 filipinos y otros 6.000 japoneses

galeon-de-manila-acapulco-nao-de-china-portada

Ruta del Galeón de Manila.

¿Por qué no se llevo a cabo el plan? Los planes de invasión quedaron en el despacho de Felipe II paralizados. Las noticias que llegaron al monarca sobre el desastre de la Invencible en su intento de invadir Inglaterra en 1588, llevaron al Rey a paralizar el proyecto.

En colaboración con | A través de Clío

Vía| La empresa de China de Manel Ollé.

-El Señor del Mundo de Hugh Thomas.

Imágenes| Galeón de ManilaMapa de Asia; Hernán Cortés; Ruta Galeón de Manila

En QAH| ¿Pudo la España de Felipe II conquistar China?Limajón: el pirata chino que atacó las posesiones españolas en el Pacífico; Embajada japonesa a España en el siglo XVI; ¿Existen descendientes de japoneses en Sevilla? La expedición Hasekura; El hombre y el mar en tiempos de Felipe II; Las relaciones diplomáticas entre la Monarquía Hispánica e Inglaterra en la época de Felipe II

RELACIONADOS