Tecnología y Social Media 


La empleabilidad 2.0

Las nuevas tecnologías han cambiado las reglas del juego en muchos aspectos: la forma de comunicarnos, de actuar, así como la forma de buscar empleo y empleados.

Hasta hace poco, el único vínculo que existía entre empresa y demandate de empleo era una hoja de papel rellena con datos tan ambiguos como “nivel medio” o “nivel de usuario”, y que solía acabar en un montón de hojas similares en la mesa de algún responsable de recursos humanos.

Ahora, esa hoja de papel sigue existiendo pero la podemos completar con nuestra presencia online. Queramos o no, todos tenemos un rastro en Internet, ya sea un perfil en redes, un blog que creamos para un trabajo de la facultad o una dirección de correo electrónico, ¿por qué no utilizamos esos recursos en nuestro beneficio? 

Las empresas ya han cambiado su manera de reclutar trabajadores pero éstos todavía siguen anclados en el pasado. Cuando alguien de recursos humanos de una empresa lee un CV en papel, lo primero que hace es googlear a esa persona, es decir, introducir su nombre completo en Google para ver qué aparece. Esto es algo que ya está ocurriendo y ante lo que podemos adoptar dos actitudes: controlar eso que va a aparecer cuando nos busquen en Google o no controlarlo. La primera opción es la que nos va a abrir las puertas del empleo.

Hay que tener en cuenta que jugamos con ventaja, sabemos que nos van a buscar, por eso la mejor que podemos hacer es elegir la información que queremos transmitir en la red.

Además de configurar la privacidad de Facebook para mantener ocultas aquellas imágenes y publicaciones más informales que no queramos que vean las empresas, tenemos que crear contenidos. La mejor forma de demostrar que sabes hacer algo es haciéndolo y la mejor forma de demostrar que sabes de algo es escribiendo sobre ello. ¿Cómo se hace eso en la red? Creando un blog.

Un título de Periodismo demuestra que has estudiado durante 5 años pero no asegura que sepas escribir, que tengas iniciativa o que seas creativo. Un blog sí. Puedes hablar de algo relacionado con tu profesión, de algo que te guste, de tu día a día… La única condición es que sea algo que te apasione. Encuentra tu nicho de mercado y… ¡Explótalo!

Twitter es otra herramienta muy útil para darse a conocer y compartir contenido. Elige un tema y habla de él, comparte, crea, hazte visible. ¡Diferénciate del resto!

A la hora de buscar trabajo somos marcas y tenemos que vendernos. Esa es la clave. Antes el empleador tenia que confiar en esa hoja de papel que le entregabas, ahora puedes demostrarle, no sólo que lo que pone en esa hoja de papel es cierto, sino que tienes muchas más cualidades.

Y es que, la empleabilidad 2.0 no es otra cosa que llamar la atención del empleador, que nos siga recordando después de ver 200 currículos, que le dejemos con la boca abierta.

La web 2.0 resta importancia al CV tradicional, a esa lista de cursos y máster que hemos hecho y destaca y potencia lo bueno que tenemos. Por eso hay que incluir lo online en lo offline y mencionar nuestro perfil 2.0 en el currículo. Facilita que te encuentren. El currículo en papel muestra lo que hemos hecho pero las empresas quieren saber lo que somos capaces de hacer. Y tú, ¿qué eres capaz de hacer?

Imagen | PaperblogSoymimarca

RELACIONADOS