Historia 


La efímera República Romana (1849)

Hablar de la República de Roma, de su senado o triunviratos es algo que indudablemente nos suena antiguo, que nos lleva incluso al siglo VI a. C., pero ¿y si os dijésemos que fue una realidad a mediados del siglo XIX? Eso sí, una realidad muy efímera.

Bandera de la República Romana

Bandera de la República Romana

Nos remontamos a la oleada revolucionaria europea del siglo XIX, y más concretamente a la denominada Primavera de los Pueblos de 1848. Por aquel entonces las ideas liberales y nacionalistas prendían la mecha en un sinfín de revueltas burguesas y populares por toda Europa, y en este sentido, Italia fue un auténtico hervidero, cuya principal causa era la división de la península Itálica en distintos estados, unos independientes, y otros bajo dominio austriaco. Una de estas divisiones era la de los Estados Pontificios, dirigidos directamente por el papa de Roma.
En este contexto, llegó al pontificado Pío IX, un papa al que los liberales italianos veían con buenos ojos tras sus primeras medidas y que animó a intelectuales como Garibaldi o Mazzini a regresar de su exilio. De hecho, Mazzini le llegó a escribir una carta al nuevo papa para que le permitiese liderar un movimiento por la unificación italiana, aunque el papa nunca respondió.
Sin embargo, el contexto europeo exigía cada vez mayores reformas, y el estallido de conflictos bélicos como la Primera Guerra de la Independencia Italiana o guerra austro-sarda, obligó al papa a echar el freno a las reformas liberales, lo que provocó un estallido revolucionario en Roma que acabó con el asesinato del primer ministro y la huida del pontífice a Gaeta, donde fue protegido por Fernando II, rey de las Dos Sicilias y nieto de Carlos IV de España.
Ante este vacío de poder, el 9 de febrero de 1849 se proclamó la República Romana, dirigida por un triunvirato compuesto por el propio Mazzini, el jurista liberal Carlo Armellini y el hombre de leyes Aurelio Saffi. La nueva república estuvo desde su inicio inmersa en el reformismo liberal y democrático, abanderando la lucha liberal europea junto a Francia, pero su andadura estaba condenada a no durar más que unos pocos meses.

Giuseppe Mazzini

Giuseppe Mazzini

Unos meses después de la proclamación de la República Romana, la Asamblea Nacional francesa aprobó una expedición para intervenirla, y lo hizo con votos conservadores pero también de la izquierda francesa. Que los conservadores franceses votasen a favor de su destrucción no era extraño, pero que lo hicieran los progresistas sí que lo era, pero es que existían ciertos temores a un conflicto a gran escala con Austria, y algunas presiones por parte de los católicos para que el papa fuera devuelto al poder. Así se dio la situación paradójica de que la expedición contra la República estuviera encabezada, entre otros, por el entonces ministro de exteriores francés Alexis de Tocqueville, uno de los mayores opositores al poder temporal del papado.
Asediada por España, Francia, Austria y por algunos estados italianos, la República Romana se disolvió el 4 de julio de 1849, apenas ocho meses después de su proclamación.
Aunque este breve período de la historia italiana es bastante desconocido, resulta clave para comprender el definitivo despertar del sentimiento nacional italiano de la mano de personajes como Garibaldi y Mazzini, y su proyección al exterior con autores como Víctor Hugo o George Sand. Y eso que además, la República Romana había existido también cincuenta años antes, pero eso ya es otra historia.

En colaboración con QAH| Ad Absurdum
Vía| BANTI, A. M. (2011): Il Risorgimento italiano, ed. Laterza, Bari.
Imágenes| Bandera de la República Romana, Giuseppe Mazzini.
En QAH| El sueño del Risorgimento: La Unificación Italiana“La primavera de los pueblos”, El fin del Antiguo Régimen.

RELACIONADOS