Coaching y Desarrollo Personal, Reflexiones 


La edad

La edad es un estado mental; es sólo un número. Hay viejos de 20 y jóvenes de 60. Lo único que importa es el espíritu. Eso no envejece nunca. Y tú eres la prueba de ello. Hacerse mayor significa añadir experiencias a la mochila, lugares que hemos tenido la suerte de conocer, personas que nos acompañan cada día, y otras que vamos perdiendo por el camino… Cumplir años es sumar momentos maravillosos y momentos difíciles… pero ser conscientes que sin estos últimos seríamos incapaces de valorar los instantes de felicidad que nos regala la vida.

Tu fuerza, tu resiliencia, tu constancia, tu valentía, tu lucha, tu capacidad de emocionarte, de saborear y disfrutar los pequeños momentos, tus ganas de seguir aprendiendo, tu ilusión, tu pasión, tu curiosidad innata, tu sentido del humor, tu risa perenne, tu amor… eso no tiene edad.

Tú has aprendido a vivir, a amar la vida, a no conformarte, a no rendirte; has entendido, por fin, que vivir es algo más que respirar. Has comprendido el sentido del aquí y el ahora, que el presente es lo único que tenemos, y has dejado de perder el tiempo. Has logrado quererte por encima de todo, respetarte, ser una mujer fuerte, libre e independiente; auténtica y valiente.

Puede que la vida no sea lo que esperábamos, pero aquí estamos y aquí seguimos… hemos ganado batallas, hemos logrado vencer al miedo, hemos reído hasta llorar, y hemos llorado hasta quedarnos secos. Hemos aprendido, hemos sentido, hemos amado, hemos perdido, hemos luchado, hemos cumplido sueños, y hemos seguido soñando. Hemos comprendido que la vida es continuar… y mientras continuemos… habremos ganado.

 

bodasancianos3

 

* Imagen| Just married

RELACIONADOS