Jurídico 


La doble imposición internacional. Mecanismos para evitarla

convenio-doble-imposicionEn virtud del principio de la renta mundial, toda persona residente en un país tributará por la totalidad de su renta independientemente del Estado donde se haya obtenido. Puede suceder que un sujeto obtenga rentas en un país extranjero -denominado país de la fuente-  y estén sometidas a gravamen en el país de residencia donde se tributará efectivamente. La doble imposición internacional ocurre cuando una misma renta es sujeta a imposición, por la misma causa y en el mismo periodo impositivo en ambos países.

España tiene una amplia red de Convenios para evitarla confeccionados en su mayoría siguiendo el modelo tipo propuesto por la OCDE. Dichos instrumentos internacionales establecen la relación que hay entre los diferentes tipos de renta y el país donde se generan, disponiendo que las rentas pueden ser gravadas:

  •  Inexorablemente en el país de la fuente, en el que la vinculación con el Estado en el que se generan resulta indudable, como ocurre en el caso de los rendimientos del capital inmobiliario generado por los inmuebles situados en el territorio de un Estado.
  • Exención en el país de la fuente, como en el caso de la mayoría de ganancias y pérdidas patrimoniales.
  • Gravamen en el país de la fuente pero sometidas a límite máximo en el Convenio, como en los rendimientos generados por Dividendos, Intereses y Cánones.

Por consiguiente, los artículos de los Convenios deciden si las rentas tributan o no en el país de la fuente, pero dejan a salvo en general la potestad impositiva del país de residencia que podrá gravar dichas rentas produciéndose así la doble imposición internacional.

 Para evitarla, en cada Convenio se establece alternativamente uno de los dos mecanismos que siguen el modelo propuesto de la OCDE:

 El método de imputación o crédito fiscal, en el que la renta obtenida en el extranjero se incluye en la base imponible del impuesto del país de residencia y después se deduce en la cuota la cantidad menor de dos posibles: o bien el impuesto pagado en el extranjero o bien la parte proporcional de cuota del impuesto del país de residencia que corresponde a la renta obtenida en el extranjero -que es el límite máximo de la deducción; de ahí que se conozca como imputación ordinaria o “limitada”-.

 O el método de exención, cuya sistemática consiste en que el país de residencia deja exentas las rentas que han sido gravadas en el país de la fuente, pero tiene en cuenta su cuantía para determinar el tipo de gravamen que corresponde a las restantes rentas del sujeto.

 Por su parte, la legislación interna , prevé en el artículo 80 de la Ley de Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, que resulta aplicable en caso de que no exista un Convenio con el país de la fuente, se decanta por el método de imputación.

Por último, comentar que es habitual que los Estados establezcan exenciones fiscales con el objetivo de favorecer la instalación de empresas extranjeras o atraer la inversión de capitales. Con el objetivo de que el no residente que ha sido beneficiado de dichas exenciones no sea gravado posteriormente en el país de residencia, se establece la imputación de impuestos no pagados o clausulas tax sparing que consisten  en una deducción de la cuota de los impuestos que habría pagado en el extranjero.

Vía|  Análisis comparativo de los Convenios para evitar la doble imposición suscritos por España y Modelo de la OCDE, Antonio Cubero Truyo y Nicolás Díaz Ravn, Ed. Tirant Lo Blanch.

Imagen| Doble imposición

En QAH| La nacionalidad y residencia en el IRPF,

 

 

RELACIONADOS