Cine y Series, Literatura 


La distopía: el reverso de la utopía en el cine

El futuro no es optimista para el cine. Después de la segunda guerra mundial, la sociedad conmocionada todavía por las bombas atómicas lanzadas sobre Hiroshima y Nagasaki, e inmersa en la guerra fría se asentó en el pesimismo. Testigo de ese sentimiento el cine reflejó principalmente a través del género de la ciencia ficción todo tipo de escenarios apocalípticos y negativos con el fin de alertar al mundo de los peligros que se cernían sobre la humanidad.

Cuatro referentes literarios han servido de base para que la industria cinematográfica desarrolle esta visión distópica del futuro que se mantiene hasta nuestros días.

La guerra de los mundos (1898) de H.G. Wells se hizo famosa por la adaptación radiofónica de Orson Welles de 1938. Este clásico de la literatura creó los códigos del arquetipo de cine sobre extraterrestres. La novela inspiró  dos películas con el mismo título. La versión de Byron Haskin de 1953 todavía asombra por sus efectos especiales. La película de Steven Spielberg  de 2005 tiene el mérito de actualizar para las nuevas generaciones de forma solvente este clásico. En general el cine ha reflejado la llegada a la tierra de los alienígenas como una invasión no pacífica. Sirvan de ejemplo Independence Days (1996) con su secuela de 2016, Battleship (2012), Cowboys & Aliens (2011), Señales (2002) y la estrambótica pero hilarante Mars Attacks!! (1996). Recientemente algunas películas como La llegada (2016) e Interestelar (2014) han intentado transmitir un mensaje esperanzador sobre los extraterrestres en la senda de las excepciones que significaron E.T. (1982), Encuentros en la tercera fase (1977) o la mítica Ultimátum a la tierra (1951).

Un mundo feliz (1932) de Aldous Huxley mantiene una actualidad asombrosa pues anticipa las consecuencias perniciosas del uso malicioso de las técnicas de reproducción artificial. Varias películas han mostrado los peligros de la manipulación de la ingeniería genética. La isla del Dr. Moreau (1996), Minority Report (2002) Splice (2009), Morgan (2016). Gattaca (1997) es ya un referente de culto. Otra derivación muy utilizada por este género es la fabricación o manipulación de virus con finalidades militares muy presente en las sagas de Resident Evil, Blade  o Underworld y en las películas sobre zombis. Otra variante, en este caso sobre la clonación de genes, ha sido expuesta por Spielberg  en su franquicia Jurrasic Park.

1984 de Georges Orwell escrita en 1949 introduce un concepto totalmente contemporáneo: el control de la información por parte del Estado. La figura del Gran Hermano abrió el debate sobre el control y manipulación en las redes y la perdida de la privacidad. Snowden (2016) es un caso real de los abusos que se producen por las políticas de vigilancia masiva del Estado sobre nuestra intimidad . Visualmente impactante Brazil (1985) se inspira en  1984 retratando una sociedad donde la burocracia anula al individuo. La revolucionaria saga Matrix (1999 – 2003) profundiza aún más en la capacidad del Gobierno por dominar a los seres humanos hasta el punto de esclavizarlos sin que ellos se percaten. El abuso del poder  con el fin de adoctrinar al pueblo es un mensaje recurrente en el cine distópico. La etapa del nazismo ha sido una inspiración para denunciar el totalitarismo en que puede caer el Estado, desde Metropolis (1927) hasta El muro (1982), basado en el disco Pink Floyd, pasando por la franquicia Juegos del hambre (2012 – 2015) o la obra maestra de Kubrick La naranja mecánica (1971).

Con Yo, robot (1950) Isaac Asimov no se imaginaba que su libro iba a anticipar una revolución industrial y tecnológica y servir de fuente inagotable para el cine. Como no podría ser menos en esta visión distópica sobre el futuro el conflicto entre máquinas y hombres no favorece a los humanos. La saga Terminator (1984 – 2015) transmite un mensaje maniqueo sobre el uso de la tecnología.  Las tres leyes de la robótica enunciada por Asimov sirvieron de pretexto para la película del mismo nombre de 2004. En la mayoría de los casos las tres leyes se incumplen y los robots se rebelan contra sus creadores: Westworld (1973) con su interesante versión para televisión de 2016, Ex Machina (2015) y como no, Blade Runner (1982) y su secuela 2049 (2017).

Movistar + emite en la actualidad la serie La zona que se describe como un thriller distópico.

Imagen|Blade Runner 2049

Video| Independence Days 2, Snowden, GattacaEx Machina

QAH| Yo anduve con un zombi II

RELACIONADOS