Economía y Empresa, Finanzas 


La disrupción del sector FinTech explicada de forma sencilla

En los últimos años, hemos visto como en el sector bancario han aparecido diferentes empresas que utilizan la tecnología existente para crear productos financieros y de ahorro innovadores que facilitan la vida de millones de consumidores. La mayoría de usuarios quieren disponer de toda la información de sus finanzas personales de forma esquemática en su teléfono móvil y también acceder a financiación sin necesidad de salir de casa. Todo esto ha sido posible gracias al FinTech, pero… ¿sabemos realmente de qué se trata este fenómeno?

mobile-banking-fintech-growth

El FinTech representa la fusión de dos conceptos: Finanzas y Tecnología. De tal forma que se genera una relación de interdependencia entre una y la otra. Gracias a la segunda, se puede configurar toda la infraestructura de la empresa, que asienta sus operaciones sobre el soporte digital, ya sea a través de una aplicación móvil o de una página web.

Las empresas que operan en el sector FinTech carecen de sucursales físicas, su actividad se desarrolla en la mayoría de casos íntegramente online, contando con equipos de soporte que garantizan el correcto funcionamiento de los productos, para garantizar la mejor experiencia a los usuarios. Entendido el concepto de FinTech, hablemos de la disrupción en el sector.

El FinTech presenta multitud de ventajas comparativas frente a la banca tradicional, entre ellas, destacan las siguientes:

Rapidez: La mayoría de productos financieros de este sector son más rápidos e intuitivos que los del sector bancario tradicional. El tedioso papeleo es sustituido por sencillos formularios online que requieren mucho menos tiempo.

Comodidad: Tener que desplazarse a sucursales es historia, ahora es posible llevar a cabo todas tus gestiones a través de tu teléfono móvil u ordenador.

Flexibilidad: El cliente elige cómo, dónde y cuándo, puede moverse libremente entre los intervalos que indique cada producto financiero.

Transparencia: Como norma general, a las empresas del sector FinTech no les gusta “la letra pequeña”, porque saben que no es del agrado de sus consumidores.

La disrupción no es sólo al hablar de una fuga de clientes de los bancos tradicionales a las entidades financieras del sector FinTech, sino también cuando nos referimos a la inversión, las perspectivas de crecimiento o la capacidad para transformar el mercado en que operan.

Estas nuevas empresas conectan a la perfección con “millenials” y la conocida como “generación z” precisamente porque muchas de estas compañías están lideradas y dirigidas por miembros de estas cohortes poblacionales.

¿Quién mejor va a entender los productos financieros que quieren o necesitan personas de 20 años que otros individuos de 20 años?

Ante esta situación la banca tradicional ha visto que tiene la obligación de reinventarse para poder seguir compitiendo en el mercado, esa reestructuración pasa por el salto a la banca digital, reduciendo la infraestructura de sucursales. De hecho, ya hemos comenzado a ver los primeros movimientos en este sentido por parte de los grandes Bancos en España.

Vía| IDFinance y MoneyMan
Imagen|Pexels.com, dowtownmedia.com

En QAH| Fintech, el nuevo escaparate de los productos financieros

RELACIONADOS