Cultura y Sociedad, Patrimonio 


La destrucción del arte en la Venus del espejo

Lo que ocurrió con la obra de Diego de Velázquez el 10 de marzo de 1914 no es el primer indicio de mutilación o destrucción de obras de arte acontecido en la historia. Este ataque a las obras de arte ha sido común a lo largo de los años, gran número de objetos artísticos se han visto envueltos en agresiones o destrucciones por parte del ser humano, pudiendo deberse a varias razones. Dentro de este tipo de actos se debe comprender la naturaleza del agresor, su intención. Encontramos motivos de índole religioso, político y moral. Además, cabe destacar que los problemas psicológicos por parte del agresor son muy comunes en la destrucción del arte.

Lienzo tras ser apuñalado

Lienzo tras ser apuñalado

En el caso concreto de la Venus del espejo, estas motivaciones partían de una joven llamada Mary Richardson. Mary era defensora del sufragio femenino a principios de siglo XX, participando en manifestaciones por varios territorios europeos y en concreto Gran Bretaña, donde se encontraba la obra de Velázquez. El porqué de la agresión parte de varios puntos. Uno de ellos era la simbología utilizada en la venus, se la veía como un simple objeto, sin embargo, ésta no fue la motivación principal. También cabe decir que esta obra era una de las más importantes incluidas en la National Gallery de Londres. Asimismo pudo ser motivado por la detención de otra sufragista Emmeline Pankhurst el día anterior a la agresión.

Volviendo al 10 de Marzo de 1914, Mary Richardson rompió el cristal protector del lienzo y comenzó a asestar puñaladas al cuadro, contando un total de siete grandes cortes en la zona central de la obra. La joven fue rápidamente detenida y encarcelada, consiguiendo una gran atención por parte de la sociedad en su lucha por el derecho de voto femenino. Mary Richardson comentaba en su declaración a la policía lo siguiente:

“El primer golpe con mi hacha rompió el cristal protector. Pero, por supuesto hizo algo más que eso, hizo que el detective del museo se levantará de su silla con el periódico aún en su mano y rodeara su lujoso asiento de terciopelo rojo mirando a la cúpula de cristal que acaba de ser reparada. El ruido del cristal también llamó la atención del guarda que en sus frenéticos intentos por alcanzarme resbaló en el pulido suelo y cayó de cara, por lo que tuve un tiempo extra para asestarle cuatro cuchilladas más antes de ser atacada.”

1024px-RokebyVenus

Obra tras la restauración

Los daños sufridos por el lienzo no fueron de la gravedad que se esperaba tras un ataque de este tipo. Los cortes generados en el cuadro eran limpios a excepción de una laguna irrecuperable. La obra fue llevada rápidamente al taller de restauración de la National Gallery, donde el restaurador jefe Helmut Ruhemann pudo llevar a cabo la intervención con éxito. La obra se sometió a un tratamiento de limpieza y subsanación de daños en 1965, tiempo después de la agresión acontecida a principios de siglo.

 

Via| Arise

Más información| Museodelprado

Imagen| Agresión, Restauración

En QAH| ¿Por qué son tan célebres las ‘Meninas’?

RELACIONADOS