Economía y Empresa 


La desigualdad en las empresas

Cada día aparecen en los medios de comunicación más y más noticias económicas ya que parece que la preocupación ha ido creciendo en estos tiempos de crisis. Sin embargo, existe un punto clave en el mundo de las empresas que aún no ha cobrado suficiente importancia y del que me gustaría hablar: La desigualdad entre hombres y mujeres en el trabajo. Recientemente, en una serie de vídeos y reportajes de The Economist, anunciaron que, a pesar de que se están haciendo progresos, -a excepción de Japón con casi un 30% de diferencia-.

Las diferencias son obvias a pesar de los progresos de las últimas cuatro décadas

Las diferencias son obvias a pesar de los progresos de las últimas cuatro décadas

No obstante, el papel que la mujer representa el la economía ha ido aumentando. Según un estudio de Mckinsey, el PIB de Estados Unidos es un 25% mayor gracias a las mujeres que han ido entrando en la fuerza de trabajo las últimas décadas. En ese período, hemos pasado de tener un 48% de las mujeres trabajando a un 64%; mientras que los hombres han disminuido al pasar de un 87,9% al 83%.  Aún así, vemos que aún quedan muchas más mujeres por entrar a la fuerza de trabajo (36%) frente a los hombres (17%).  Si esta diferencia desapareciera y hubiera la misma tasa de empleo en mujeres y hombres, según Kevin Daly de Goldman Sachs, el PIB aumentaría un 13% en la euro zona, un 9% en Estados Unidos y un 16% en Japón.

La última gran diferencia está en el tipo de puesto a desempeñar ya que las mujeres aún no terminan de tener presencia en los altos cargos. Por cada 100 CEOs (Chief Executive Officer, alias Director Ejecutivo), 99 son hombres y sólo 1 es mujer según datos de la OECD en Estados Unidos. La explicación podría estar en la formación, pero eso ya no es un argumento válido desde que se gradúan en la universidad tantos hombres como mujeres. Con lo que, ¿Cuál es la explicación?

En la carrera profesional sigue habiendo diferencias entre hombres y mujeres

En la carrera profesional sigue habiendo diferencias entre hombres y mujeres

Cada empresa sabrá las razones que llevan a estas desigualdades en salarios, tasa de empleo y puestos a desempeñar; pero hay que seguir luchando porque, tal y como muestran los datos, el camino hacia la igualdad tiene muchas ventajas macro económicas que tenemos que aprovechar. No obstante, lo importante moralmente, es que esas diferencias deberían basarse en las cualidades del trabajador y no en el sexo al que uno pertenece.

Vía| The economist

Más información| The economist, El diario

Imagen| Return of kings, The Economist

En QAH| Día de la mujer: 8 de marzo

RELACIONADOS