Cultura y Sociedad, Historia 


La Descendencia de los Reyes Católicos (III): Sucesión en las coronas de Castilla y Aragón

 

Obra titulada " Doña Isabel la Católica dictando su testamento" por Eduardo Rosales.

Obra titulada ” Doña Isabel la Católica dictando su testamento” por Eduardo Rosales.

Con la muerte de la reina Isabel en 1504, su tercera hija, Juana, pasa a convertirse en reina propietaria de la Corona de Castilla. En el testamento de la Reina Católica no aparecía por ningún lado el nombre del esposo de su hija, Felipe de Habsburgo, en cambio ordenaba en el mismo, que su esposo Fernando, pasara a gobernar Castilla si Juana no entendiera de la gobernanza de su reino. En 1506 llegaron a Castilla Juana y Felipe, éste último con la intención de convertirse en rey de Castilla, por encima del rey católico; este hecho supuso controversias entre yerno y suegro y un perjuicio más para la salud mental de Juana. Felipe acabó por dejar a un lado a Fernando y quedar él como rey de Castilla, adoptando el nombre de Felipe I.

Pintura de Francisco Padilla: "Doña Juana la Loca".

Pintura de Francisco Padilla: “Doña Juana la Loca”.

Sin embargo, en 1507 Felipe el Hermoso falleció en extrañas circunstancias, lo que agravó aún más el estado mental de la reina que en estos momentos se encontraba embarazada de su última hija, Catalina, fruto póstumo de su unión con el archiduque. Juana ordenó que se trasladasen los restos a la capilla real de Granada, ello se haría de noche y ella caminaría detrás de la comitiva, no quería que ninguna mujer se acercara al ataúd y por ello lo aseguraba con una llave que colgaba de su cuello. En Torquemada tuvo lugar su último alumbramiento, para ese momento su enajenación mental era manifiesta y su padre Fernando decidió recluirla en Tordesillas, allí viviría hasta su muerte en 1555, siendo reina nominal de Castilla, desde la muerte de su madre y de Aragón desde que en 1516 muriera su padre Fernando el Católico, que aunque casado en segundas nupcias con Germana de Foix no logró tener un descendiente varón que heredara el trono aragonés. En su testamento nombró a su nieto Carlos como gobernador de los reinos de Castilla y Aragón en nombre de su madre, debido a la incapacitación para gobernar que se suponía que tenía Juana. Sin embargo, Carlos, tras la muerte de su abuelo decidió tomar el título de rey de las coronas españolas, aun cuando su madre todavía vivía, hecho que la nobleza castellana desaprobaría, pero él no cedería a las reclamaciones de Castilla y envió una carta expresando lo siguiente:

     Doña Juana y don Carlos su hijo, reina y rey de Castilla, de León, de Aragón, de las Dos Sicilias, de Jerusalén, de Navarra, de Granada, de Toledo, de Valencia, de Galicia, de Mallorca, de Sevilla, de Cerdeña, de Córdoba, de Córcega, de Murcia, de Jaén, de los Algarves, de Algeciras, de Gibraltar, de las islas Canarias, de las Islas, Indias y Tierra Firme del mar Océano, condes de Barcelona, señores de Vizcaya y de Molina, duques de Atenas y Neopatria, condes de Ruisellón y de Cerdaña, marqueses de Oristán y de Gociano, archiduques de Austria, duques de Borgoña y de Bravante, condes de Flandes, de Tirol, etc.

[SANDOVAL, Prudencio de. Historia de Carlos V. Pamplona : 1614-18, I, , p. 233].

Finalmente Carlos fue nombrado rey tanto en la Corona castellana como en la aragonesa, junto a su madre que tendría el título nominal de reina pero no ejercería el poder. Así Carlos, se convertía en heredero universal de la monarquía hispánica tanto de los reinos peninsulares, como de las indias y de las posesiones en Italia de la Corona de Aragón y en 1519 emperador del Sacro Imperio Romano Germánico a la muerte de su abuelo paterno Maximiliano I de Austria, añadiendo también desde que muriera su padre Felipe el Hermoso las posesiones de los Paises Bajos.

Rey Carlos I de España y emperador Carlos V de Alemania.

Rey Carlos I de España y emperador Carlos V de Alemania.

En 1520 el movimiento comunero asaltó el palacio de Tordesillas exigiendo audiencia con la reina Juana, allí se le informó de los sucesos que ocurrieron en España años antes: la muerte de su padre Fernando, coronación de su hijo Carlos… Intentaron persuadirla para que firmara documentos y así acabar con el abuso de poder de los flamencos, pero ella se negó a hacerlo. En el año 1555 muere doña Juana I de Aragón y Castilla. Un año más tarde reinaría en España su nieto Felipe II y en 1580 se produciría la unión de las coronas españolas con la portuguesa bajo este reinado. En los años posteriores se produciría la decadencia de los años de grandeza de la política de los Reyes Católicos en la monarquía española, de la mano de los llamados “Austrias menores”.

 

 

Vía| GeneallJuana I, la Loca. Reina de Castilla; Felipe I. Rey de Castilla; Carlos I. Rey de España y Carlos V. Emperador de Alemania

Más Información|El trágico destino de los hijos de los Reyes Católicos, Vicenta Márquez de la Plata; Juana la Loca (película) Vicente Aranda.

Imagen| Testamento de Isabel la Católica, Juana la Loca velando a Felipe I, Carlos I.

En QAH| La Descendencia de los Reyes Católicos (I): Isabel y Juan, La Descendencia de los Reyes Católicos (II): Miguel, Juana, María y Catalina

RELACIONADOS