Jurídico 


La democracia interna. La asignatura pendiente de la partidocracia española (II)

Primarias PSFExisten fenómenos recientes en la democratización interna en diversos países que han determinado la dirección del voto y han influido positivamente en sectores de la población joven escorados a una u otra ideología. Estos fenómenos recientes, se vislumbran por ejemplo en la elección interna del Partido Demócrata en los Estados Unidos y la candidatura del actual Presidente de los Estados Unidos de América, Barack Obama. El ejercicio de primarias en la elección de la candidatura demócrata determinó la intención del voto de la ciudadanía estadunidense. Barack Obama, logró alzarse en las primarias demócratas de 2008 ante candidatos fuertemente segmentados como Hilary Clinton o el hispano, Bill Richardson.

En Europa, en los últimos procesos electorales hemos asistido a una nueva forma de democratización interna de mano de la ciudadanía externa al núcleo de partidos generalmente de ideología centro-izquierda. Las primarias del Partido Socialista Francés y la posibilidad de la participación en la elección de la candidatura a toda la ciudadanía francesa conllevó a que un candidato prácticamente desconocido años antes, François Hollande,  consiguiese ganar al hasta entonces Presidente de la República Francesa, Nicolás Sarkozy. Proceso análogo al francés y mismo resultado obtenido del Partido Democrático Italiano liderado por Pier Luigi Bersani.

En España, los procesos de democratización interna por parte de los partidos de masas han terminado normalmente en fracaso. En el año 1998 el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) celebró elecciones primarias para designar al candidato a la presidencia del Gobierno en el las Elecciones Generales del año 2000. Josep Borrell ganó las elecciones primarias por el 55% de los votos de la militancia, a pesar de ello, renunció a favor del otro candidato, Joaquín Almunia, por la falta de apoyo de la dirección liderada por éste.

En la actualidad, partidos minoritarios y de nueva creación que atienden a la demanda ciudadana de la democratización del sistema han elevado en el plano de la partidocracia nuevas formas de democracia interna. Muchos de ellos huyen del sistema vertical descendente, que tradicionalmente ha existido, e insertan el método asambleario para toda toma de decisión y elección de candidatos. Sus resultados son más que constatables en las distintas elecciones y su intención de democratización interna determina su auge.

En definitiva, la solución de los partidos políticos no sólo pasa por la renovación de líderes tras un fracaso electoral, la solución pasa por una evolución y necesaria democratización de sus órganos. De lo contrario, nuevas formaciones políticas ocuparán el espacio de aquellos partidos políticos que queden anclados en el sistema tradicionalista de carácter oligárquico.

 

Vía | ¿Qué es la democracia interna? Una propuesta de redefinición conceptual. Flavia Freidenberg; Democracia interna. Matthias Cantón.

Imagen | Primarias PSF

En QAH | La democracia interna. La asignatura pendiente de la partidocracia española (I)

RELACIONADOS