Jurídico 


La democracia interna. La asignatura pendiente de la partidocracia española (I)

Democracia internaCuando hablamos de “democracia interna” nos referimos a la forma de organización interna de los partidos políticos y sus decisiones. De reciente creación, ya en el auge democrático del siglo XX, distintas voces acuñan el término como mayor democratización en los procesos internos normalmente referidos a la selección de candidatos a cargos públicos así como a la selección de cargos representativos del partido.

A pesar de que jurídicamente la democracia interna queda reflejada tácitamente en el Capítulo II de la Ley Orgánica Ley Orgánica 6/2002, de 27 de junio, de Partidos Políticos, es cuestionable su aplicación por los órganos de poder de los distintos de partidos políticos que tienen cierta representación parlamentaria o influencia social en la actualidad. Es más que constatable que en los partidos de “masas” el tradicionalismo oligárquico y la incapacidad de aplicación de nuevos sistemas internos han hecho que los principios democráticos, los derechos y deberes de los afiliados y sobre todo su organización y funcionamiento, sean vulnerados una y otra vez en virtud de la toma en consideración de las direcciones políticas. El sistema de partidos en España atiende a una verticalidad heredera de la democratización europea tras la II Guerra Mundial. Esta verticalidad descendente imposibilita generalmente el acceso de la militancia a la toma de decisión interna y por tanto, a un alejamiento de la democratización interna.

El surgimiento de movimientos y lobbys de presión social por la democratización de las instituciones han hecho que los partidos políticos, en su afán de ganar elecciones, empleen todas sus estrategias posibles. Históricamente, no ha importado la actividad de la militancia, la elección de candidatos, o la violación de sus propios estatutos, por la sencilla razón que generalmente no ha influido en su resultado electoral. Es por ello que en la actualidad los partidos oligárquicos sufren un descenso prologando de la intención de voto y un alejamiento de su electorado en contraposición del auge de aquellos grupos minoritarios con mayor interacción interna.

La implantación de la democracia interna, ya sea para la toma de consideración en las decisiones como para la elección de candidatos es hoy la asignatura pendiente de cualquier sistema democrático occidentalizado.

 

Vía | ¿Qué es la democracia interna? Una propuesta de redefinición conceptual. Flavia Freidenberg; Democracia interna. Matthias Cantón.

Imagen | Democracia interna

En QAH | ¿Cómo se financian los partidos políticos?

RELACIONADOS