Jurídico 


La dación en pago

dacion en pagoTras el análisis de los diferentes tipos de tributo que existen en nuestro sistema tributario, nos vamos a centrar ahora en un modo peculiar y poco conocido, hasta hace poco tiempo, del que disponen los contribuyentes a la hora de saldar su deuda tributaria con la Administración, la llamada dación en pago. Decimos hasta hace poco tiempo porque desde que se originó la actual crisis económica en el país se ha convertido en un recurso bastante frecuentado frente a los embargos de viviendas de personas que no pueden seguir pagando sus hipotecas.

Por otro lado, la dación en pago también consiste en que el contribuyente pueda pagar sus impuestos con bienes del Patrimonio Histórico Español que sean de su propiedad en lugar de con dinero, y es una figura extendida a prácticamente todos los impuestos del sistema tributario. Esto permitirá a aquellos ciudadanos con poca o escasa liquidez disponer de una vía alternativa con la que poder evitar el posible embargo de bienes por parte de la Administración, que se produciría con ocasión del impago de los impuestos. Además de ser una ventaja fiscal en muchas ocasiones para los ciudadanos, la Administración también va a verse beneficiada de esta figura ya que le otorga la posibilidad de adquirir bienes de valor artístico, cultural o histórico, siendo la propia Administración la que fije el valor de los bienes que el contribuyente pretende entregar y la que decida, caso por caso, si acepta dicho pago en especie o no.

Volviendo a lo anteriormente mencionado, la dación en pago es a día de hoy un recurso muy utilizado por las entidades bancarias, que aceptan la posibilidad de cancelar las hipotecas de los sujetos que no pueden seguir haciéndose cargo de las mismas a cambio de la entrega o dación de la vivienda que está gravada con la misma. Sin embargo, la problemática surge porque la dación en pago va a provocar el surgimiento de una deuda tributaria a cargo del propio ciudadano que ha entregado su vivienda para la cancelación de la hipoteca. Por un lado existirá un impuesto de plusvalía que el contribuyente tendrá que pagar a su municipio según el gravamen que éste establezca, y por otro lado en el IRPF tendrá que incluir en la declaración una ganancia patrimonial producida como consecuencia de la dación en pago, por la diferencia entre el valor que se atribuye a la vivienda en el momento de la dación y el precio por el que en su día se adquirió.

Para paliar ésto se aprobó recientemente el Real Decreto 6/2012 de medidas urgentes de protección de deudores hipotecarios sin recursos, con el que se pretende proteger a los deudores hipotecarios que se encuentran imposibilitados de hacerse cargo de los pagos derivados de la adquisición de la vivienda habitual. Las medidas adoptadas son: respecto al impuesto de plusvalía la obligación del pago corresponderá a la entidad financiera, y en lo relativo al IRPF se establece que estará exenta la ganancia que se pudiera generar con ocasión de la dación en pago de la vivienda. Sin embargo, hay que decir que a pesar del aparente gran peso que pueden tener estas medidas en la mejora de la situación del contribuyente obligado, estas soluciones estarán sujetas al cumplimiento de condiciones muy estrictas que hará que sean muy pocos los sujetos beneficiarios de las mismas.

Vía| e-autónomos

Más información| isel

Imagen| Uncomo

En QAH| La dación en pago y su regulación actual

RELACIONADOS