Jurídico 


La dación en pago y la reforma fiscal mediante ley 18/2014

Se ha publicado hace apenas unos días –concretamente el 15 de octubre- la Ley 18/2014, de aprobación de medidas urgentes para el crecimiento, la competitividad y la eficiencia.

Tal como indica el mismo título de la Ley, se trata de implantar unas reformas dirigidas a fomentar el crecimiento, la competitividad y la eficacia de nuestro sistema económico, algo que ya se anunciaban en el Real Decreto 8/2014 aprobado este mismo verano. O literalmente como se indica en la exposición de motivos de la misma ley: “corregir desequilibrios y mejorar la competitividad”.

Esta norma deviene de total interés para uno de los mayores problemas sociales que tiene nuestra economía hoy en día: las daciones en pago. Ya sabemos que la dación en pago se da, normalmente, cuando un deudor hipotecario lleg138-day-Tax-rulea al momento en que no puede hacer frente a las cuotas hipotecarias de su préstamo y, pese a muchos intentos, decide entregar su vivienda en concepto de dación en pago para sufragar la deuda con la entidad de crédito.

Hasta este mismo año, los deudores hipotecarios insolventes, tras encajar en el difícil cuatro de requisitos para llevar a cabo la dación en pago que establece el Real Decreto Ley 6/2012, de 9 de marzo pasaban de ser deudores de la entidad de crédito a ser deudores de Hacienda, pues el gran “premio” de la dación en pago acarreaba una tributación muy gravosa.

Una reforma bastante acorde ya a nuestra legislación, puesto que en nuestro marco legal se afirma que la condonación expresa por un banco de la parte de deuda que mantenían con un matrimonio, correspondiente a un préstamo con garantía hipotecaria, sin contraprestación constituye un negocio jurídico gratuito e inter-vivos.
Esta exención afecta a dos tributos básicos, que eran los que estaban afectos de la Dación en pago: el IRPH y el Impuesto sobre el Incremento de Valor de los terrenos de naturaleza urbana (modificando en este sentido el artículo 105 del Real Decreto Legislativo 2/2004, de 5 de marzo, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley Reguladora de las Haciendas Locales.

En el anterior primer lugar, y con efectos desde 1 de enero de 2014 y ejercicios anteriores no prescritos, -por razones de equidad y cohesión social indica la Ley-, se declara exenta la ganancia patrimonial que pudiera ponerse de manifiesto como consecuencia de la dación en pago o de un procedimiento de ejecución hipotecaria que afecte a la vivienda habitual del contribuyente.

Y en línea con la medida aprobada para el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, se introduce, con efectos desde el 1 de enero de 2014, así como para los hechos imponibles anteriores a dicha fecha no prescritos, una exención en el Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana para las personas físicas que transmitan su vivienda habitual mediante dación en pago o como consecuencia de un procedimiento de ejecución hipotecaria.

En sentido literal se afirma que “Con ocasión de la dación en pago de la vivienda habitual del deudor o garante del deudor, para la cancelación de deudas garantizadas con hipoteca que recaiga sobre la misma, contraídas con entidades de crédito o de cualquier otra entidad que, de manera profesional, realice la actividad de concesión de préstamos o créditos hipotecarios.
Asimismo estarán exentas las ganancias patrimoniales que se pongan de manifiesto con ocasión de la transmisión de la vivienda en que concurran los requisitos anteriores, realizada en ejecuciones hipotecarias judiciales o notariales”.

Con un ejemplo numérico-mucho más práctico a la hora de entendernos- quedaría de la siguiente manera.
Tengo un préstamo hipotecario de 120.000 euros, pero a día de hoy mi deuda pendiente es de 110.000 euros (amortización de 10.000 euros), y el valor de la vivienda que garantizaba el préstamo es de 100.000 euros. Hasta ahora, la base para tributar eran 10.000 euros (110.000 -100.000 euros). Con esta nueva legislación vigente, sin embargo, esta ganancia quedará exenta, también cuando se producto por ejecución judicial o notarial, siempre que no tenga otros bienes con los que pagar la deuda.

Vía| BOE , Expansión

Imagen | Tax

En QAH | ¿Aceptar la dación en pago para liquidar una deuda hipotecaria?,

Dación en pago y plusvalía (II)

 

RELACIONADOS