Coaching Profesional, Coaching y Desarrollo Personal 


¿La curiosidad mató al gato?

Cada vez se hace más fuerte en nuestra parrilla de TV la telerrealidad, esa pequeña ventana indiscreta hacia las vidas ajenas. Gran Hermano cerró a finales del pasado año su 15ª edición con gran éxito de audiencia y aún siguen en nuestra retina las imágenes del reality Adán y Eva donde varios desconocidos habitaban una pequeña isla con el fin de encontrar el amor; eso sí todos ellos desnudos.

Esto no hace más que plantearme la pregunta de si hemos pasado ya el límite de nuestra propia curiosidad. ¿Es la curiosidad del ser humano insaciable? ¿Hasta qué punto es curiosidad y dónde empieza el cotilleo? ¿Es la curiosidad inherente a las personas? Es indudable que la curiosidad es la característica que desarrolla nuestra capacidad de investigación, exploración y aprendizaje y que es la base de la ciencia y de la experimentación, pero ¿dónde está el límite?

gato volador Los estudios psicológicos llevados a cabo han demostrado que el ser humano es curioso por naturaleza y que  desde niños es ésta, nuestra curiosidad, la que nos hace aprender a través de la observación. 

 También se ha determinado que esta capacidad no se desarrolla de igual manera en todos los individuos, si no  que nos diferenciamos por el alcance e intensidad de nuestra propia curiosidad y por nuestra disposición de  experimentar aquello que nos resulta curioso.

Decía Albert Einstein:” No tengo talentos especiales, pero sí soy profundamente curioso” y creo que es este tipo de curiosidad el que es el germen de todo lo que podemos llegar a lograr.

La curiosidad, al fin y al cabo, tiene los límites que nosotros mismos nos pongamos y sólo de nosotros depende desarrollar más o menos aquello que nos resulte curioso. Nadie se ha muerto de curiosidad, como nadie se ha muerto por pararse un minuto a ver de qué discutían en la casa de Gran Hermano.

Y, como siempre se dice: ¿la curiosidad mató al gato? Sí, pero al menos murió sabiendo.

Vía| Cepvi

Más información| Algodepsicología, Estudiarpsicología

Imagen| Gato curioso

En QAH| Curiosidad

 

RELACIONADOS