Coaching Profesional, Coaching y Desarrollo Personal 


La crianza; funciones y actitudes parentales

familias2Además de los aspectos biológicos y constitucionales, la relación que establece el bebé con sus padres y su entorno, la calidad del vínculo y de las interacciones que en ella se producen, es de gran importancia para el desarrollo futuro del niño, tanto en lo emocional  y personal como en lo intelectual social.

Los padres ayudarán a facilitar el progreso de los hijos en su proceso evolutivo o de aprendizaje, ayudándoles a desarrollar sus capacidades y a organizar su propia vida, respetando su individualidad. Por lo tanto, es fundamental promover crecimiento y diferenciación. No se deben tener en cuenta, únicamente, las necesidades y ansiedades de los hijos, si no también, las de los padres; las dudas sobre sus capacidades, la inseguridad, la culpa…

Cuando nos referimos a funciones y actitudes parentales, podríamos destacar, leyendo a Núria Fillat, fundamentalmente,  las que presentamos a continuación.

Contención y tolerancia; si el niño encuentra en sus padres ese receptor que le acepta tal como es, que le respeta, que no se asusta y no le devuelve sus expresiones inadecuadas de la misma forma, sino que es capaz de contenerlas, es decir, de pensar cuando él no puede, comprender, clarificar, diferenciar y dar significado a los distintos sentimientos; el niño hallará unos padres en los que se puede confiar y le dará seguridad. Es imprescindible no confundir el término tolerancia con permisividad excesiva, ya que ésta, es más bien un abandono.

Exigencia y fracaso; en ocasiones, nos encontramos con familias que, a pesar de querer entender las dificultades de sus hijos, si su exigencia es excesiva, ejercen una presión desmesurada en el hijo que lo hace sentir que fracasa.

Transmisión de la organización mental y del contacto con la realidad; hasta que el pequeño adquiere autonomía son los padres quienes hacen de intermediarios entre las necesidades del niño y del medio externo. El niño pequeño no tiene noción del funcionamiento del mundo, no distingue entre fantasía y realidad externa. Por ello, necesita que los padres le ayuden a discernir entre aquello que puede hacer y aquello que no. Lentamente, le irán inculcando la noción de realidad mediante la función de poner límites, imprescindible para la fantasía omnipotente y para el aprendizaje del dominio de los impulsos destructivos, de vital importancia para un buen desarrollo físico y mental.

Comunicación; el intercambio de mensajes entre las personas define las relaciones. De aquí, la importancia de una buena comunicación entre los miembros de la familia, que permita plantear y flexibilizar las relaciones familiares y que ayude al buen funcionamiento psíquico de los niños. El diálogo y la comunicación permiten utilizar correctamente las funciones básicas de la familia y las distorsiones en la comunicación real las altera.

Es importante la actitud de los padres, la manera de comunicarse entre la pareja o consigo mismos, su capacidad para cuestionarse las cosas, captar las emociones propias y las de los hijos, y la disponibilidad que tengan para la observación y el cambio.

 

Vía| Trastornos en las funciones parentales. Efectos en el desarrollo del psiquismo

Vía| Los buenos tratos y la resiliencia infantil

Vía| Núria Fillat. Un niño deprimido

Más información| Normalidad, psicopatología y tratamiento en niños y adolescentes

Imagen| La familia

RELACIONADOS