Cultura y Sociedad, Vídeos 


La creatividad es la clave

Os invito a escuchar esta breve conferencia que la que Ken Robinson plantea de manera entretenida y conmovedora la necesidad de crear un sistema educativo que nutra (en vez de socavar) la creatividad.

A lo largo de la charla este magnífico orador hace hincapié en varios elementos que han hecho que la educación evolucione (o involucione) de una manera determinada. El hecho de que los sistemas educativos se crearan para abastecer los intereses de la sociedad industrial implica que el modelo utilizado se centrase en las materias más productivas para su fin. De este modo las matemáticas y la lengua siempre se han situado a lo alto de la jerarquía educativa mientras que asignaturas como la música o el arte dramático han sido dejadas de lado y tratadas como inservibles para el futuro académido de los alumnos.

Hace años tener un título universitario implicaba conseguir un buen trabajo. Hoy en día hace falta tener mucha más experiencia y contactos para conseguir un puesto. Es el resultado de la inflación académica.

El artículo QAH Las escuelas matan la creatividad  podemos encontrar un breve resumen de la conferencia, que insiste en una idea positiva y alentadora: otro sistema educativo fomentador de la creatividad es posible.

Me gustaría añadir una anécdota que Ken Robinson incluye en su discurso al hablar a cerca de su último libro en el que relata cómo personajes característicos descubrieron su talento. Cuando tenía 8 años los padres de Gyllian fueron alertados de que la pequeña no podía concentrarse,  molestaba en clase y no podía estar sentada. Sus padres consternados la llevaron a un especialista. Tras hablar sobre los problemas, el doctor le dijo a la niña que debía hablar con su madre a solas, y  tras encender la radio la dejaron sola en la sala.  El doctor dijo: ¨simplemente veamos qué hace¨. La niña empezó a moverse al ritmo de la música y tras dos minutos observándola el doctor se giró hacia la señora y le dijo: ¨Su hija no esta enferma, es una bailarina¨.

Tras años de estudio y estando unida a gente como ella que necesitaba moverse para poder pensar, Gyllian Lynne, es entre otras cosas directora del Ballet Real de Inglaterra y coreógrafa de obras teatrales mundialmente conocidas como por ejemplo los musicales Cats o El fantasma de la Ópera.

Otro especialista le habría recetado fármacos y recomendado relajarse.

Coartar la creatividad de nuestros alumnos no es el camino. Fomentar métodos creativos de aprendizaje es la idea. El problema, tal y como explica Ken Robinson, es que hemos sido educados para convertirnos en buenos trabajadores en lugar de en creativos pensadores.

 

Imagen| Mente creativa

En QAH| La alfabetización: el mejor remedio, Las escuelas matan la cretividad

 

RELACIONADOS