ENTRAR
Qué Aprendemos Hoy

La Corte Penal Internacional (II): Funcionamiento

La Corte Penal Internacional (CPI), fue establecida en 1998 a través de un tratado internacional: el Estatuto de Roma. A día de hoy 121 Estados son parte del Estatuto de Roma, el cual entró en vigor en julio de 2002 con la ratificación de 60 países. La CPI es el primer tribunal internacional penal de carácter permanente cuya misión principal es acabar con la impunidad de aquellos responsables de cometer graves crímenes contra la humanidad.

Los procesos de Nuremberg y Tokio (1945) se encargaron de juzgar “crímenes de guerra” y “crímenes en contra de la paz y la humanidad”. Con los Tribunales Penales Internacionales ad hoc para la antigua Yugoslavia y Ruanda (1993), se reconoció la importancia y la necesidad de acabar con la impunidad de los responsables de cometer dichos crímenes. Por ello, la CPI, tribunal de carácter permanente y “universal” tiene competencia para ejercer su jurisdicción contra genocidio, crímenes de guerra, crímenes de lesa humanidad y crímenes de agresión.

La CPI no tiene jurisdicción universal al completo. Los casos en que ésta puede pronunciarse son cuando:

-          El acusado pertenece a un Estado parte del Estatuto o un Estado que reconoce la jurisdicción de la Corte;

-          El crimen ha tenido lugar en un Estado parte del Estatuto o un Estado que reconoce la jurisdicción de la Corte;

-          El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas refiere una situación a la Fiscalía de la Corte, independientemente de la procedencia del acusado o el lugar del crimen. No obstante, cabe recordar que de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad, tres de ellos no son parte del Estatuto de Roma: Estados Unidos, Rusia y China.

La jurisdicción de la Corte también se ve limitada ya que no puede conocer ni pronunciarse sobre crímenes cometidos con anterioridad a la entrada en vigor del Estatuto: julio de 2002. En el caso de que un Estado pase a formar parte del Estatuto de Roma con posterioridad a julio de 2002, la Corte tampoco podrá ejercer su competencia hasta la entrada en vigor del Estatuto en dicho Estado, aunque éste reconozca la jurisdicción de la Corte.

Para los casos en los que la Corte si cuenta con jurisdicción plena, es posible que no sea necesario que ésta actúe. La CPI es un tribunal de última instancia y su funcionamiento se basa en el principio de complementariedad entre los Estados y la Corte. Es decir, ésta deberá abstenerse de tomar parte en un proceso que ya haya sido iniciado por un Estado, siempre y cuando éste se lleve a cabo de forma genuina de acuerdo a los principios del derecho internacional penal y del derecho internacional penal procesal. Por el contrario, si existen pruebas de que el juicio en cuestión no se ajusta a dichos principios, la CPI podrá declarar el caso admisible y tomar carta en el asunto.

Vía| ICC, La Corte Penal Internacional: 10º Aniversario. Revista Tiempo de Paz, nº 104.

Imagen| ICC logo

Carlos Corts Díaz Escrito por el oct 19 2012. Archivado bajo Derecho Internacional, Jurídico.





CONOCE AL REDACTOR

Carlos Corts Díaz

Carlos Corts Díaz

Redactor QAH

Master de Relaciones Internacionales y Master de Estudios Europeos

Licenciado en Traducción e Interpretación Ver perfil completo
Acceder |