Derecho Internacional, Jurídico 


La Corte Internacional de Justicia (I)

Hoy conoceremos el órgano jurisdiccional por excelencia en Derecho Internacional, la Corte Internacional de Justicia (también llamada Tribunal Internacional de Justicia).

Ésta es el principal órgano judicial de Naciones Unidas. Fue establecida en 1945, en La Haya, Países Bajos, siendo la continuadora, a partir de 1949, de la Corte Permanente de Justicia Internacional.

Es muy importante diferenciarla de la Corte Penal Internacional, también con sede en La Haya, encargada de juzgar los crímenes de genocidio, guerra y lesa humanidad.

Sus funciones principales son resolver por medio de sentencias las disputas que le sometan los Estados (procedimiento contencioso) y emitir dictámenes u opiniones consultivas para dar respuesta a cualquier cuestión jurídica que le sea planteada tanto por la Asamblea General como por el Consejo de Seguridad.

También pueden dirigirse a la Corte las agencias especializadas que hayan sido autorizadas por la Asamblea General de acuerdo con la Carta de Naciones Unidas, en lo que se denomina un procedimiento consultivo. El Estatuto de la Corte Internacional de Justicia forma parte integral de dicha Carta, situada en su capítulo XXV.

En virtud del artículo 30 del Estatuto, la Corte adoptó el 14 de abril de 1978 un Reglamento mediante el cual se determinó la manera de ejercer sus funciones y, en particular, sus reglas de procedimiento.

Sus idiomas oficiales son el francés y el inglés.

Debemos recalcar que la jurisprudencia internacional no es una fuente del Derecho, es decir, no crea derecho, sino que es sólo un «medio auxiliar para la determinación de las reglas de derecho» (art. 38, 1, d) del Estatuto de la CIJ).

Lleva a cabo dos tipos de resoluciones, tal y como hemos explicado más arriba;  dictámenes y decisiones en asuntos contenciosos. Ambas pues forman parte de esta jurisprudencia internacional, que tiene como principal función la de servir como elemento de interpretación del Derecho Internacional.

La CIJ ha hecho en la práctica un uso indistinto como precedentes de sus dictámenes y sentencias, tratando a ambos tipos de resoluciones en pie de igualdad. Ambas, por tanto, son igualmente jurisprudencia. En próximos artículos conoceremos su composición y las resoluciones más a fondo.

Vía | ONU-CIJ

Imagen| ONU-CIJ

En QAH| Responsabilidad de proteger e injerencia humanitaria

RELACIONADOS