Cultura y Sociedad 


La copa menstrual: competencia subversiva de los tampones

Copas menstruales de diferente tamaño y color

Copas menstruales de diferente tamaño y color

Las copas menstruales están en auge en España porque se han empezado a promocionar, pero aun es una gran desconocida para la mayoría de las mujeres.

Se trata de un recipiente flexible de silicona que recoge la menstruación. Su colocación es tan fácil o compleja, según la experiencia de la usuaria, como la de un tampón y presenta bastantes ventajas respecto a este:

– Es más económica porque una única copa dura alrededor de 10 años y cuesta entre 20 y 35 euros según la marca.

– Salud: la silicona no tiene poros y esto impide que las bacterias y hongos se reproduzcan (importante para las que suelen sufrir infecciones de orina), no produce alergias, no absorbe la sangre y la mantiene en contacto con la piel durante horas como los tampones sino que la alberga separadamente y en su estado original (sin iniciar la putrefacción), no tiene químicos como cloros y blanqueantes al contrario que compresas y tampones, no deja residuos en nuestro cuerpo (algunos hilos pueden desprenderse del tampón), además favorece el conocimiento del propio cuerpo y refuerza los músculos vaginales previniendo las pérdidas de orina en la vejez. Tampoco están relacionados con el Síndrome de Shock Tóxico, al contrario que los tampones. Frente a las compresas, además de que no utiliza químicos absorbentes, tampoco mantiene la secreción oxidándose en contacto con la piel ni recoge restos de excreciones (heces y orina) lo que de nuevo previene las infecciones.

– Es a prueba de despistes: se puede poner antes de la llegada de la regla e ir comprobando si se está llenando o no.

– Distintos tamaños, formas y durezas.

– Al no quedar ninguna parte de la copa fuera del cuerpo (los tampones dejan el típico cordón, pero las copas no se ven) son más discretas para el uso de bikinis y para la afectividad sexual durante el periodo.

– Es respetuosa con el medio ambiente, puesto que no generamos deshechos constantes, no se gastan tantos recursos para producirla, no tiene químicos, etc.

– Tras el parto: algunas mujeres no pueden utilizar tampones tras un parto natural, pero las copas sí, de su nuevo tamaño por supuesto.

why_you_should_use_a_menstrual_cup

También tiene algunas desventajas:

– Hay que aprender a ponerla, pero sobre todo a quitarla. Existen diversas formas de plegar las copas, cada mujer elige la que le es más cómoda de introducir para que una vez dentro de la vagina se abra sola. Quitarla suele dar algún susto la primera vez, pero dado que no hay ningún peligro de que se pierda o que dañe el cuerpo si se queda una o mil horas más en el cuerpo es solo cuestión de paciencia aprender a “dar el pellizco” que rompa el vacío para que salga cómodamente.

– En los baños públicos sin lavabo privado hay que recurrir a toallitas o papel para limpiarla, esto no es cómodo. Sin embargo, al durar más horas que los tampones sin necesitar vaciarla, no es un gran inconveniente porque se puede ser más previsora.

– Hay que esterilizarla entre ciclos con agua hirviendo durante unos 3 minutos.

Las copas no son nada nuevo, se comenzaron a producir industrialmente en los años 30 en EEUU, pero al ser tan duraderas no generan tanto beneficio como los deshechables (compresas y tampones). Esta durabilidad sumada al gran prejuicio que conlleva el que las mujeres tengan contacto de cualquier tipo con sus propios genitales convirtió a la copa menstrual en un tabú, en algo visto incluso como repugnante que no podían utilizar “mujeres de bien”.

 

Vía| El rojo de mi sangre , Por qué deberías usar una copa menstrual

Más información| Obra y milagros de la copa menstrual, Curioso vídeo publicitando las copas mentruales en UK ¡(activa los subtítulos!) , Comparativa de copas menstruales

Imagen| Siluetas de colores , Tamaños y colores

RELACIONADOS