Derecho Mercantil, Jurídico 


La contratación en prácticas [I]

En nuestra búsqueda de empleo recibimos o leemos ofertas de trabajo cuya modalidad de contratación es el contrato en prácticas. Este modelo presenta muchas dudas para los demandantes de empleo, puesto que en muchas ocasiones se nos dice que no vamos a cobrar nada por realizar ese trabajo o que es imprescindible poder firmar un convenio con una universidad

Entonces, ¿es legal la realización de prácticas sin retribución? Para responder a esta pregunta, primero es necesario hacer una distinción entre los convenios de prácticas firmados entre universidades y empresas, y las prácticas para titulados que se regulan en el Estatuto de los Trabajadores, tratando en este artículo la primera modalidad. flickr-8054579103-medium

Las universidades, en virtud del Real Decreto 1497/1981, pueden concertar convenios de prácticas con empresas para formar a sus alumnos. Luego lo trascendental en este supuesto es que son prácticas para estudiantes universitarios que cumplan las siguientes condiciones:

 

–                 Los alumnos han tenido que haber superado el 50% de los créditos matriculados

–                 Deben tener el seguro escolar en vigor.

–                 Asimismo, deben estar matriculados durante el periodo de vigencia del convenio.

Entonces, como respuesta a la pregunta que se plantea, estas prácticas pueden ser remuneradas o no, aunque normalmente el alumno no recibe contraprestación alguna. Por esta razón muchas empresas se escudan en la firma de estos convenios para eludir el régimen jurídico de los contratos en prácticas.

En cuanto a las cotizaciones a la Seguridad Social, es importante destacar la posibilidad que presenta el Real Decreto-Ley 1493/2011, eliminada en 2012 pero que vuelve a reabrirse. La normativa afirma que aquellos que realizaron prácticas bajo esta modalidad pueden pagar para que se les reconozca como parte de su carrera laboral a efectos de cotización hasta dos años de prácticas, teniendo el 31 de diciembre de 2014 como límite. Como contrapartida, el hecho de que ese pago, al estar a cargo del interesado, podría ser muy elevado para los becarios jóvenes, porque cuanto más recientes sean los años en los que se realizaron prácticas, más aumentan las cuantías.

Para ilustrar un poco toda esta información os dejo con La historia de Carlos: un joven que, cansado de trabajar sin recibir nada a cambio a través de la firma de convenios, se rebeló. Una historia que deja un terrible sabor de boca, fiel reflejo de la situación laboral actual.

Imagen| Creative Commons

RELACIONADOS