Salud y Deporte 


La contracción muscular

contracción muscular

contracción muscular

El músculo es uno de los tejidos del cuerpo humano y de otros animales de naturaleza contráctil, es decir, caracterizado por su capacidad para contraerse, por lo general en respuesta a un estímulo nervioso.

La observación de las diferentes formas de movimiento ha despertado la curiosidad del hombre desde épocas remotas y ha estimulado en él, el deseo de conocer y comprender los mecanismos que lo hacen posible.

La contracción muscular es un término que puede crear en ocasiones cierta confusión, así que en este artículo hablaremos sobre qué es la contracción muscular, qué tipos existen y en qué influyen estas dentro de nuestros entrenamientos.

 

¿QUÉ ES LA CONTRACCIÓN MUSCULAR?

Podemos describir esquemáticamente el fenómeno básico de la contracción muscular como el desplazamiento de los filamentos de actina y miosina el uno sobre el otro. La fuerza de contracción se produce por la formación y disociación de enlaces cíclicos entre las cabezas de ambas proteínas.

En primer lugar cabe destacar que el término contracción tiene como significado juntar o acortar. En el ámbito de la musculación y de los entrenamientos con cargas, podemos definir la contracción muscular como aquello que ocurre siempre que las fibras musculares generan una tensión en sí mismas.

Esta situación de tensión sucede en varias situaciones, entre ellas, cuando el músculo está acortado, alargado, moviéndose, manteniendo una misma longitud o de forma estática.

 

TIPOS DE CONTRACCIÓN MUSCULAR

Contracción isométrica o estática

En este tipo de contracción el ángulo articular permanece constante, pero a nivel intramuscular, los componentes contráctiles se acortan mientras que los componentes elásticos se alargan, manteniendo así la longitud del complejo músculo-tendón constante.

En este tipo de contracción, no producimos ninguna modificación de la longitud del músculo, así que podemos decir que provocamos una contracción estática.

Contracción anisométrica o dinámica

En este tipo la magnitud de la tensión del músculo no es igual a la resistencia externa, por lo que la longitud del mismo varía. En este tipo de acción los elementos contráctiles se contraen y los elásticos no varían de longitud.

Distinguimos:

Contracción dinámica isotónica concéntrica: donde la tensión muscular es mayor que la resistencia externa, por lo que se acorta. Poniendo ejemplos en el gimnasio en el press de banca el movimiento de subir la barra, equivale a la fase concéntrica.

Contracción dinámica isotónica excéntrica: en la que la tensión muscular es menor que la resistencia externa, por lo que se alarga. En el caso del press de banca, la fase excéntrica es cuando bajamos la barra hasta el pecho.

Contracción auxotónica o isocinética

Las contracciones auxotónicas son aquellas que se producen cuando combinamos los dos tipos de contracciones que hemos explicado anteriormente, la isotónicas con isométricas. En este caso, cuando combinamos estas contracciones, al iniciarse la contracción se acentúa la parte isotónica, sin embargo, al final de la contracción, acentuamos la isométrica.

Cuando trabajamos con gomas elásticas por ejemplo y las estiramos, provocamos una contracción concéntrica del músculo que mantendremos unos segundos de forma estática (isométricamente) y después al volver a la posición inicial, se produce una contracción excéntrica.

 

La suma de las miles de contracciones de cada fibra muscular se va hacer notar en el acortamiento del músculo en cuestión, que hará que se muevan las palancas óseas y entonces se produzca movimiento. Algo tan sencillo como puede ser coger una pesa lleva implícito miles de contracciones y procesos a nivel molecular, de ahí la importancia de tener bien nutrido al músculo, si hay carencias de algún nutriente, mineral o vitamina el proceso falla y el movimiento se ve alterado.

Vía|Vitónica

Más información|Fisioterapia.blogspot

Imagen|Contracción muscular

En QAH| ¿Qué es la coordinación intramuscular?

RELACIONADOS