Historia 


La conquista del Nuevo Reino de Granada: la interpretación clásica (I)

Lo que a continuación se expone es un breve artículo sobre la conquista del Nuevo Reino de Granada, actual Colombia, que se dio en el siglo XVI por parte de conquistadores españoles. Como muchas veces ocurre en multitud de hechos históricos, la visión que se tiene de los mismos va cambiando con el paso del tiempo. En el caso que nos ocupa, es decir, la conquista del Nuevo Reino de Granada, la interpretación clásica ha imperado dentro de la historiografía casi hasta nuestros días. Esta visión clásica de la conquista sería, a grandes rasgos, la siguiente:

Sello Jimenez de Quesada

Sello Jiménez de Quesada

El primer contacto con el territorio neogranadino se dio a comienzos del siglo XVI, con la fundación primero de la ciudad de Santa Marta, y poco después de Cartagena, pero no fue hasta 1536 cuando un grupo de conquistadores se aventuró a entrar en las profundidades del territorio. En abril de 1536, un grupo de soldados con Gonzalo Jiménez de Quesada al mandó salió de la ciudad de Santa Marta con el objetivo de llegar hasta el Perú, remontando el río Magdalena. Hasta el momento ningún europeo había explorado el río arriba. El ejército se dividió en un grupo que se desplazó por agua, en bergantines, y otro fue por tierra. Después de más de un año de luchar contra el clima, las enfermedades, las fieras y una serie de grupos hostiles tan solo quedaban unos 170 hombres que decidieron abandonar el río y remontar la Cordillera Oriental hacia un territorio donde supieron que se producía sal y estaba poblado por una sociedad bastante desarrollada. Siguiendo la ruta del río Opón, llegaron hasta el altiplano cundiboyacense, cerca de la actual ciudad de Vélez, y ahí tuvieron noticia de la existencia de los muisca, un grupo indígena que se organizaba en varios cacicazgos que controlaban extensas zonas de la región, entre los cuales destacaba Bogotá, Tunja, Sogamoso, Duitama y Guatavita. Los indios, al ver gente tan extraña los tomaron por seres sobrenaturales, hijos del sol y de la luna, y pensaron que hombres y caballos formaban un solo animal. Los españoles fueron informados de que el zipa o cacique de Bogotá era uno de los más ricos, y se dirigieron hacia su pueblo sin encontrar mayor resistencia. Bogotá, quien había sido avisado de la llegada de estos seres extraños por las gentes que los vieron y algunos presagios interpretados por los sacerdotes indígenas, fue presa del temor y decidió huir para salvar su vida. Al no poder atraparlo, los españoles se dedicaron durante varios meses a explorar la región dominada por el cacique de Tunja, pasando por Somondoco, donde encontraron minas de esmeraldas. En un golpe audaz, lograron capturar al cacique y lo tomaron como rehén. Al igual que había ocurrido con Atahualpa en la conquista de Perú, no lo soltaron hasta que pagó un enorme rescate en oro. Se le respetó la vida, pero fue despojado de su gobierno.

Mapa Nuevo Reino de Granada

Mapa Nuevo Reino de Granada

Los invasores regresaron en seguida a la región de Bogotá para intentar atrapar al cacique. Gracias a la traición de algunos indios, se enteraron de un lugar donde estaba escondido y lo atacaron por sorpresa. En medio de la batalla, el zipa de Bogotá murió y el mando lo tomó un pariente suyo llamado Sagipa. Tras varios meses de contienda, Sagipa decidió someterse a los españoles y les pidió ayuda para atacar a los panche (otro pueblo indígena enemigo tradicional de los muisca). Se organizó entonces una expedición conjunta que logró algunas victorias. Al regresar de esta campaña, los españoles decidieron romper la alianza con Sagipa, lo encarcelaron y lo torturaron para que confesase dónde había escondido un supuesto tesoro que tenía su antecesor. Las torturas fueron tan brutales que Sagipa murió y con él se extinguió la dinastía de los zipas. Con el territorio bajo su control, Jiménez de Quesada decidió fundar una ciudad, que se llamaría Santafé y viajar a España para dar noticia de su conquista. Pero mientras preparaba el viaje otras dos expediciones llegaron al altiplano. Se trataba de Nicolás de Federmán, un alemán que venía también buscando el Perú desde Venezuela y Sebastián de Benalcázar, quien venía desde el sur del territorio buscando el Dorado. Los tres conquistadores conversaron y llegaron a un acuerdo para dejar a sus hombres en el territorio recién conquistado, en tres ciudades que se fundaron: Santafé, Tunja y Vélez. Los caudillos, por su parte, decidieron viajar con Jiménez de Quesada a España a mediados de 1539 para que el rey decidiera sobre el derecho de cada uno de ellos sobre el territorio. El territorio muisca quedó bajo mando de Hernán Pérez, hermano de Jiménez de Quesada. La conquista había terminado y el último intento por organizar una resistencia a los invasores se dio un año después, cuando se dijo que los indios estaban organizando una rebelión y los españoles masacraron en Tunja a la mayoría de los caciques de la región. Esto generó una revuelta en varios lugares, que fue pronto sofocada. Habían pasado tres años desde 1537, cuando los soldados divisaron por primera vez el altiplano cundiboyacense.

Esta visión clásica fue narrada por los propios cronistas y conquistadores del siglo XVI, por lo que se puede hablar de una versión de los hechos algo interesada, la cual no ha sido revisada hasta nuestros días. Esto es algo muy común y de lo que no debemos asombrarnos, ya que la historia siempre es narrada por los vencedores, dejando para el historiador la labor de crítica y verificación.

En esta primera parte nos conformaremos con la versión clásica de la conquista, la cual, como ya hemos dicho, ha imperado en la historiografía prácticamente hasta nuestros días. En la segunda parte nos centraremos en las nuevas corrientes interpretativas que ofrecen una nueva visión del asunto.

Vía| GAMBOA MENDOZA, J. A: El cacicazgo muisca en los años posteriores a la Conquista: del shipkua al cacique colonial, 1537-1575, Bogotá, 2010. FRIEDE, Juan: Descubrimiento del Nuevo Reino de Granada y fundación de Bogotá, (1536-1539), 1960.

Imagen| Jiménez de Quesada; Mapa Nuevo Reino de Granada

En QAH| El andaluz de la Leyenda de El Dorado

 

RELACIONADOS