Curiosidades Científicas 


La conciencia plena (mindfulness) y la meditación para relajar la mente

Para demostrar los beneficios potenciales de cualquier terapia, o de un medicamento nuevo, es necesario realizar numerosos estudios clínicos que demuestren su eficacia y además, que no perjudiquen la salud del individuo.

MeditandoEn el caso de la práctica del mindfulness, o de la meditación, es sorprendente el nivel de evidencia objetiva acumulada que existe. No obstante, hay numerosos estudios científicos en marcha para demostrar los beneficios de la práctica de la meditación, aunque casi no serían necesarios. Y es que el cerebro necesita de cierto nivel de entrenamiento. Los trabajos sobre la felicidad del profesor Richard J. Davidson, del Laboratorio de Neurociencia Afectiva de la Universidad de Wisconsin, se basan en el descubrimiento de que la mente es un órgano en constante evolución y, por lo tanto, moldeable. «La plasticidad de la mente», en palabras del científico estadounidense, cuyo estudio es el quinto más consultado por la comunidad investigadora internacional. El cerebro es el órgano mayor del sistema nervioso central y el centro de control para todo el cuerpo. También es responsable de la complejidad del pensamiento, memoria, emociones y lenguaje. ¡Y no para de trabajar!

La menteSilenciar la mente durante unos minutos al día está al alcance de nuestra mano, y puede ayudarnos a controlarla y evitar situaciones comprometidas. Sólo es necesario disponer de las herramientas adecuadas y aplicarlas para que la mente funcione de forma óptima. Va a depender de nosotros mismos y, por supuesto, no hace falta ser un experto o un monje tibetano.

Es fácil  encontrarnos personas cercanas que lo practican y que relatan un antes y un después sorprendente. Afirmaciones como: «a mí me ha transformado la vida. No ha cambiado el mundo exterior, que sigue siendo el mismo, sino el interior. Dejé de ser una persona superestresada, con muchísima ansiedad, con insatisfacción crónica, porque tenía de todo».

estresVivimos atados a múltiples preocupaciones y con un nivel de estrés muy grande que, por lo general, no es debido a situaciones reales. No es que tengamos un león al lado que nos vaya a comer. Casi siempre nos generan estrés cosas imaginarias que nos creemos. Como si estuviéramos soñando y no nos diéramos cuenta. Es una proyección de futuro constante que nos arrastra. Muchos de nuestros problemas acaban resolviéndose por sí solos, o simplemente dejan de afectarnos en algún momento.

Pero si no fuera suficiente, podemos comentar algunas evidencias científicas. Hasta ahora se sabía que el estado introspectivo de la meditación produce cambios en el cerebro. Recientemente, un grupo de investigación español en colaboración con una universidad americana ha concluido que incluso se puede modificar la expresión de genes fundamentales en procesos relacionados con la inflamación. Resulta un beneficio directo de la práctica introspectiva, y algunos de los cambios detectados en los experimentos realizados permiten observar una recuperación más rápida de los niveles de cortisol ante una situación estresante.

Otros estudios han demostrado que la práctica diaria de la meditación en ciertos tipos de pacientes disminuye los síntomas de depresión y que se puede llegar a modificar la actividad de 68 genes relacionados con el malestar emocional y la inflamación.

En la actualidad hay más de 300 estudios que intentan profundizar hasta qué punto el estado introspectivo puede llegar a ser determinante en una enfermedad (cáncer, enfermedades cardíacas, estrés post-traumático, insomnio o adicciones, etc. Está claro que no será el remedio o la curación de la enfermedad, pero puede ayudar mucho a superarla.

Vía| Muy Interesante, Expansión

Imagen| Meditando, MenteEstress

Video| Youtube: REDES, El hombre más feliz del mundo

En QAH| Introducción al Mindfulness

RELACIONADOS