Jurídico 


La CNMC: el nuevo superregulador español

El pasado día 5 de junio, fue publicada en el BOE  la Ley 3/2013 de creación de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia. La nueva CNMC nace como producto de la reorganización institucional que el ejecutivo se ha propuesto llevar a cabo y cuyo objetivo principal consistiría en reducir el tamaño de la administración mediante la reagrupación de las agencias reguladoras que existen actualmente en España.

Sede de la actual CNE

Sede de la actual CNE

Como principales causas, la exposición de motivos de la citada Ley señala la seguridad jurídica y la confianza institucional, cuya protección se favorece mediante la eliminación de las duplicidades innecesarias. Igualmente, se hace una breve referencia al entorno actual de austeridad que vive la Administración Pública española.  Según su disposición final undécima, su entrada en vigor se produjo al día siguiente de su publicación; sin embargo, la Ley otorga un plazo máximo de cuatro meses para la constitución de la Comisión.

Los organismos supervisores tienen por objeto velar por el correcto funcionamiento de determinados sectores y mercados que se caracterizan por la potencial existencia de fallos (por ejemplo, aquéllos de liberalización relativamente reciente como el de la energía). Estas agencias son independientes  y mantienen tareas de regulación y supervisión. La CNMC, por tanto, agrupará las funciones relativas al funcionamiento de los mercados que, hasta ahora, eran supervisados por:

–          La Comisión Nacional de la Energía

–          La Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones

–          La Comisión Nacional de la Competencia

–          El Comité de Regulación Ferroviaria

–          La Comisión Nacional del Sector Postal

–          La Comisión de Regulación Económica Aeroportuaria

–          El Consejo Estatal de Medios Audiovisuales

De esta manera, la CNMC ejercerá dos grandes conjuntos de funciones. Por un lado, se dedicará a la defensa y promoción de la competencia. En este sentido, es necesario destacar que estas reformas no afectarán al actual contenido de la Ley 15/2007 de Defensa de la Competencia. Por otra parte,  la nueva Comisión llevará a cabo las funciones tradicionalmente asignadas a los organismos reguladores sectoriales, en aquéllos sectores donde la normativa de defensa de la competencia resulta insuficiente (supervisión, control y resolución de conflictos).

Sede actual de la CNMV

Sede actual de la CNMV

Sin ánimo de extendernos demasiado en el desarrollo de su contenido, sí es preciso señalar que la Ley se encarga, igualmente, de regular los aspectos relativos a la organización y funcionamiento de sus órganos rectores (el Consejo y el Presidente de la Comisión),  el régimen de actuación y potestades y los principios de transparencia y responsabilidad.

En cuanto a las consecuencias de la Ley, pese a las críticas procedentes de varios sectores en relación principalmente con la pérdida de independencia, el Gobierno defiende que permitirá un ahorro aproximado de 28 millones de euros. Ello, además, podría conllevar la rebaja de las tasas que, normalmente, son cobradas a los operadores de los distintos mercados. En cualquier caso, será necesario esperar aún al menos cuatro meses para examinar los resultados de esta nueva reforma.

 

Vía| El País, EuropaPress

Más información| BOE, Nada es gratis

Imagen|CNE, CNMV

 

RELACIONADOS