ENTRAR
Qué Aprendemos Hoy

La cesión de crédito

Cualquier titular de un derecho de crédito tiene la facultad de ceder éste a un tercero. Esto es lo que se conoce como cesión de crédito, recogida en nuestro Código Civil (CC) entre los artículos 1526 a 1536.

La cesión de crédito

Contrariamente a lo que sucede en casos de cesión de deuda, donde el acreedor tiene que consentir para que la cesión sea eficaz (artículo 1205 CC), no es necesario que el cedente (titular) del derecho de crédito comunique a su deudor la cesión, sin embargo, si desconociendo tal cesión el deudor satisficiese al acreedor primitivo (el cedente), el deudor quedaría liberado de la obligación (artículo 1527 CC).

Cuando este derecho se ceda o se venda se transmitirá dicho derecho con todos los derechos accesorios a éste (artículo 1528 CC).  El vendedor del derecho sólo responderá de la existencia y de la legitimidad del crédito al tiempo de la  venta – a no ser que se hubiese vendido como dudoso – pero no responderá de la solvencia del deudor, a no ser que se hubiese pactado expresamente, o que la insolvencia fuese anterior y pública (artículo 1529 CC). De haberse pactado expresamente la responsabilidad del cedente por la solvencia del deudor y nada se hubiese estipulado sobre la duración de dicha responsabilidad, ésta se entenderá por un año (artículo 1530 CC).

Lo anteriormente expuesto ofrece una visión muy general de la regulación de la cesión o venta de derechos de crédito en derecho español, una operación que ha sido y sigue siendo muy utilizada actualmente debido a la crisis, ya que, empresas y empresarios con problemas de cobro y de liquidez y con incertidumbre sobre la posibilidad real de cobrar los créditos a su favor, se han visto obligados a vender sus derechos de cobro a otras empresas o particulares, en la mayoría de los casos y como es lógico, a un precio inferior al nominal del derecho. Asimismo, los propios bancos y otras empresas se han deshecho de gran parte de los créditos de dudoso cobro que figuraban en sus balances a través de la venta de éstos, con el objetivo de sanear aquéllos y obtener liquidez.

Es oportuno destacar, que esta operación ofrece una gran ventaja frente al descuento de créditos, debido a que, como hemos recalcado en el párrafo anterior, el vendedor o cedente no se hace responsable, como norma general, de la solvencia del deudor, esto es, si al final la deuda no es efectivamente satisfecha será el cesionario o comprador del derecho el que asuma el riesgo del impago.  

Imagen | Crédito

Miguel San Antonio de Cea Escrito por el ago 21 2011. Archivado bajo Derecho Privado, Jurídico.





CONOCE AL REDACTOR

Miguel San Antonio de Cea

Twitter
Miguel San Antonio de Cea

Estudiante de sexto curso de Doble Licenciatura en Derecho y Administración y Dirección de Empresas, en la Universidad Autónoma de Madrid.

Estudiante de Derecho en la University of Cambridge (Reino Unido) 2009-2010. 

Miembro de la  Law Society of Cambridge.

Presidente de la Asociación de Estudiantes de Derecho y ADE 2006-2012 (AEDADE 2006-2012) Ver perfil completo
Acceder |