Cultura y Sociedad 


La censura en Hollywood: el Código Hays

Sexo explícito. Bailes provocativos. Desnudos. Asesinatos. Sangre. Suicidios. Alcohol. Conductas homosexuales. Todos estos temas fueron censurados en Hollywood desde 1930 y hasta 1966. ¿Por qué?  Por el Código Hays. Te contamos qué es.

En 1929, un importante editor católico y un sacerdote jesuita crearon un código moral con una serie de prohibiciones y recomendaciones que, en su opinión, deberían implantarse en la industria del cine. Enviaron el código a los estudios intentando convencerles de la necesidad de convertir el cine en algo menos pecaminoso, pero la respuesta que obtuvieron fue nula.

Si había algo que no imperaba en el Hollywood de entonces era la moralidad: en las pantallas se llegaba tan lejos como permitía la sociedad del momento y entre bastidores la industria del cine era básicamente un mercado de carne donde actrices y actores eran mercancía destinada a satisfacer las apetencias de productores varios. Hollywood y moralidad eran términos incompatibles.

Pero en 1930 hubo alguien a quien sí le gustó el código y que sí supo qué hacer con él: el conservador William Hays, presidente del principal organismo de censura, la Asociación de Productores y Distribuidores Cinematográficos de América, una de esas organizaciones que se había creado diez años antes para intentar, sin mucho éxito, atenuar la inmoralidad del cine comercial. En connivencia con las autoridades católicas que lo habían creado, Hays se apropió el código, firmándolo con su nombre y llamándolo simplemente el “Código de Producción”.

El código enumeraba tres principios generales:

1. No se autorizará ningún film que pueda rebajar el nivel moral de los espectadores. Nunca se conducirá al espectador a tomar partido por el crimen, el mal, o el pecado.

2. Los géneros de vida descritos en el film serán correctos, tenida cuenta de las exigencias particulares del drama y del espectáculo.

3. La ley, natural o humana, no será ridiculizada y la simpatía del público no irá hacia aquellos que la violentan. Durante los primeros años su aplicación fue imposible, debido a la mencionada disparidad de organismos oficiales y administrativos encargados de regular la industria.

En pantalla seguían viéndose ropas mínimas o transparentes y ocasionales desnudos. Pero en 1934 se creó finalmente un organismo unificado, la PCA (Administración del Código de Producción) que a partir de ese momento debía dar el visto bueno legal a las películas estrenadas por los grandes estudios. Desde entonces, las cintas de Hollywood se llenaron de referencias no explícitas, mensajes ocultos y dobles sentidos hasta que en los años 50 el Código comenzó a quedarse anticuado ante la demanda de nuevas películas y las corrientes de cine europeas. En 1966, se abolió.

Vía | Jot Down
Más información | “El código Hays”
Imagen | Jot Down

RELACIONADOS