Cultura y Sociedad 


La casta: una realidad en la India

En los últimos meses el término casta ha estado en boca de los medios de comunicación. Ha sido Pablo Iglesias quien ha traído a la actualidad dicho término para referirse a los poderosos, a las clases altas y al gobierno desleal, para separar en diferentes estratos sociales a los miembros del país en función de su moralidad.

Sin embargo, más allá de tanto modernismo y lucha por el control de la retórica, la verdadera casta es una tradición, eufemismo de problema, dentro de la cultura hindú. Porque sí, porque en la India, las castas también estratifican a la sociedad, pero de una manera diferente y mucho más apabullante.

El origen de las castas se encuentra en el Rig-Veda (2.000 años a.C., aproximadamente), el más antiguo de los textos religiosos hindúes. En él, se habla de cuatro estamentos originales; sin embargo han ido evolucionando y actualmente existen dos grupos más para denominar a los que no tienen casta.

Representación de Brahma, el creador del mundo para el hinduismo.

Representación de Brahma, el creador del mundo para el hinduismo.

En el hinduismo existen muchas divinidades pero todas forman parte de Brahma, el creador del mundo, la fuerza suprema. Cada una de las divinidades nació de una parte del cuerpo de Brahma, siendo los brahmanes los más importantes, pues procedían de su cabeza. De esta forma, la organización en castas es la siguiente:

  • Brahmanas, la primera casta, salió del cráneo y la boca de Brahma y representa la inteligencia. Médicos, profesores, ingenieros, sacerdotes, etc.
  • Kshatrías, la segunda casta, salió de los brazos de Brahma, simbolizando a los guerreros.
  • Vaishias, la tercera casta, salió de los muslos de Brahma, correspondiendo a los comerciantes y dueños de tierras.
  • Shudrás, la cuarta casta, salió de los pies de Brahma para trabajar para los de la tercera casta.
  • Finalmente los Dalit, también llamados paria o intocables, no salieron del cuerpo de Brahma y son todos aquellos que no tienen casta.
  • Tribales, son poblaciones que viven en el bosque totalmente aisladas, un nuevo grupo que está por debajo de los intocables.

Así, en la India, lo que diferencia a una casta de otra, no es el poder ni el dinero, sino algo mucho más ligado a la religión: la pureza o impureza. Varna significa “color”, pero no se refiere a una característica racial, sino a un simbolismo de colores. Así, los brahamanes se asocian con el blanco, color de la pureza y la claridad; los Kshatridas con el rojo, color de la pasión y la energía; los Vaishyas con el amarillo, color de la tierra; y los Shudras con el negro, color de la oscuridad y la inercia.castas-india

Esta división ocupacional es de origen mitológico, es teórica y no se corresponde necesariamente con la diversidad de oficios presentes en el sector agrícola, industrial y de servicios, aunque el varna es un primer indicador de pureza y de reconocimiento social.

Dentro de estas seis órdenes hay miles de subgrupos, el jati (que hace referencia a nacimiento) que es con el que comúnmente se identifica cada individuo, su grupo funcional y de referencia –junto a la familia (extensa) y corresponde más a la noción que en occidente se tiene de casta.

Un individuo nace dentro de una familia, que a su vez se integra en una comunidad (jati) en la que todos desempeñan la misma función social (oficio). Cada jati cuenta con sus propias divinidades y rituales y forma parte del orden social, reflejo a su vez del orden natural del universo. El nacimiento supone para el individuo un dharma, que se concreta en el código de conducta de su casta (jati dharma) y en el papel que debe desempeñar dentro de ella (swadharma). Si un ser se desvía de su swadharma y jati dharma atenta contra la armonía del universo entero. Así afirma el Libro de las leyes de Manu : “vale más cumplir las propias funciones de una manera defectuosa que desempeñar perfectamente las de otro; pues el que vive cumpliendo los deberes de otra casta pierde en el acto la suya.”

 

Se nace, se muere y se vive en una casta, sin posibilidad de cambiar a otra. Así, cada una tiene sus dioses, su territorio, su oficio, su lengua, sus reglas de parentesco y su dieta.

La discriminación por casta la sufre especialmente el grupo de los intocables, alrededor de una quinta parte de la población -unos 170 millones de personas-. El contacto o trato con un dalit se considera un hecho impuro, de riesgo de contaminación y motivo para ir acumulando actos negativos que repercutirán en la reencarnación, acumulando así un mal kharma.

Aunque la sociedad india parece que ha avanzado algo, lo cierto es que dicha discriminación sigue estando muy presente en el país, en las costumbres de la vida cotidiana, sobre todo en las zonas rurales.

Vía| Las castas en la India. Fundación Vicente Ferrer

Imagen| Brahma, Pirámide

 

RELACIONADOS