Historia 


La carta de Franco que advertía del peligro de levantamiento

Azaña, Franco y Casares Quiroga, en 1932

Azaña, Franco y Casares Quiroga, en 1932

En julio de 1936 comenzó la Guerra Civil Española, que tras casi tres años de combates y muerte dejó un país destrozado y un régimen, el franquismo. Pocas semanas antes de que aquella fecha, en el mes de junio, el entonces comandante general de Canarias, Francisco Franco, envió una carta al presidente del Gobierno y ministro de la Guerra, el azañista Santiago Casares Quiroga. En ella avisa del peligro inminente de la guerra si no cambian algunas cosas.

Comenzando con “Respetado Ministro”, algunos de los pasajes más interesantes y dignos de análisis de la carta son:

Es tan grave el estado de inquietud que en el ánimo de la oficialidad parecen producir las últimas medidas militares, que contraería una grave responsabilidad y faltaría a la lealtad debida si no le hiciese presente mis impresiones.[…]

Faltan a la verdad quienes le presentan al ejército como desafecto a la República; le engañan quienes simulan complots a la medida de sus turbias pasiones; prestan un desdichado servicio a la patria quienes disfracen la inquietud, dignidad y patriotismo de la oficialidad, haciéndoles aparecer como símbolos de conspiración y desafecto.[…]

Casares Quiroga

Casares Quiroga

No le oculto a V.E. el peligro que encierra este estado de conciencia colectivo en los momentos presentes, en que se unen las inquietudes profesionales con aquellas otras de todo buen español ante los graves problemas de la patria.[…]

Habla Franco en la carta de los últimos movimientos y decisiones sobre algunos militares, sus destinos y la justicia aplicada sobre ellos. Cierra la carta diciendo “le saluda su affmo. y subordinado”, lo que es cierto al ser Casares Quiroga ministro de la Guerra.

Pero no deja de sorprender que Franco, a días tan sólo para el levantamiento contra el gobierno, se permitiera escribir una carta advirtiendo de los peligros. ¿Trataba de jugar a dos bandas? ¿Trataba de presionar al gobierno? ¿Buscaba situarse en buena posición para el momento posterior al golpe, fuera cual fuera el resultado del mismo? Hay que tener en cuenta que llegados a aquel momento el golpe de los militares ya estaba listo y por lo tanto estas advertencias, de haber sido tenidas en cuenta al cien por cien por parte del gobierno, no hubieran servido tampoco probablemente para pararlo.

En colaboración con QAH| Curistoria

Vía | El franquismo, de José Luis Ibáñez Salas

Imagen| El Mundo, UNED

En QAH| ¿Cómo definir el Régimen franquista?; Kim Philby, el topo de la KGB condecorado por Franco

RELACIONADOS