Cultura y Sociedad, QAH Viajeros 


La capital

Madrid, sí Madrid, la capital, la memorable y famosa Madrid de la que todo el mundo habla y conoce, pero que al fin y al cabo nadie la interioriza como debe.  

Aquella Madrid en la que con haber visto El Prado ya es suficiente, y crees que ya dominas la ciudad. Pues bien, tiene mucho más que eso. No son solo monumentos colosales como El Palacio Real o el Parque del Retiro, sino que también es lo que transmite.

IMG_8382

Es una ciudad fuerte, que ha pasado por grandes dificultades durante su historia, y por momentos de esplendor,  todo aquello que ha vivido lo inculca en sus calles y edificios, una ciudad que pasó en 100 años de ser un poblado ganadero a la capital del mayor imperio hasta la fecha. Caminar por Madrid es como leerse un libro de historia, cada paso que das por el centro, cada esquina que giras, cada camino que tomas es un nuevo tema que te está esperando. Y no creas que visitar Madrid es únicamente fechas y datos históricos, sino que también son culturas y tradiciones, como probar los típicos y sabrosos bocadillos de calamares rebozados,  sentarse tranquilamente a tomar un simple y gustoso café con leche en la Plaza Mayor (Famoso gracias a Ana Botella), o disfrutar de cualquier agradable y divertida obra de teatro que cada día y a cada momento la ciudad está dispuesta a ofrecerte.

 

Destaquemos ahora el lugar dónde se concentra la mayoría de historia y cultura de la ciudad, dónde se reúnen miles y miles de piezas de obras de arte, El Prado, uno de los destinos turísticos más visitados de la ciudad, lo llaman “El paseo del arte”. Además de Las meninas de Velázquez o el famoso Jardín de las delicias , en sus salas pueden verse obras maestras de las escuelas española, italiana y flamenca, y muchas otras esculturas. Se dice que o te preparas bien la visita antes de ir, o tendrás que volver más de una vez, porque es muy difícil poder contemplar y comentar cada una de ellas.

el-retiro-madrid

Hablaré un poco también sobre el pulmón verde de la ciudad, o así llaman al parque del Retiro, ya que está repleto de jardines, rosales, esculturas, fuentes y montones de árboles (uno de ellos, el más antiguo de Madrid).
Muchos dicen que no haberse paseado por el parque es no haber acabado de visitar la capital, ya que a parte de
ofrecer cultura, también puede ofrecer ocio y deporte. En él se encuentra un lago, el Estanque Grande, en el que se pueden hacer agradables salidas en barca de remos. Además también se puede visitar el Palacio de Cristal, una sala romántica repleta de plantas y luz, muy bonita de contemplar.

Otro gran lugar a recalcar será el Palacio Real, una de las joyas de la ciudad, el cual nos lleva de viaje a través de la historia de España, la antigua residencia de los reyes Borbones. Su primera construcción fue en la Edad Media, y a través de ellos se ha ido reconstruyendo (Sobre todo a la llegada de Felipe V de Borbón) y redecorando, ya que han ido pasando uno a uno, todos los inquilinos de la realeza (Incluyendo un Bonaparte y un Saboya). Cada sala del palacio está ornamentada de manera distinta y con una función diferente, como el salón de los espejos, o el salón de baile. Todas ellas han sido diseñadas por distintos autores conocidos también, como Sabatini o Bernini, de entre ellos.

No nos olvidemos tampoco del Rastro, es un típico mercadillo de Domingo pero a lo grande, en él hay todo tipo de puestos, tanto de ropas y muebles estilo “vintage”, como utensilios de cocina, ¡se puede encontrar de todo! Además que el ambiente es fabuloso, parece que toda Madrid se reúna para recorrer sus calles.

¡Y las noches! Me olvidaba de sus noches… La verdad es que hay de todo, tanto pequeños bares en los que los madrileños te aseguran pasártelo en grande con sus “bailoteos salerosos”; que de estos locales hay en cada calle, como grandes discotecas de “alto satnding” que te aseguran calidad y buen ambiente. A parte de la fiesta, hay que remarcar que Madrid en su oscuridad es preciosa, con sus luces que la adornan y la hacen especial. Por ejemplo el Templo de Debod es un buen sitio para ver el atardecer sobre la ciudad, y una vez se hace de noche poder contemplar su luz. Como he dicho antes, aunque no lo parezca, hay muchos rincones en los que se puede gozar con tranquilidad.

Debod-temple-Madrid-Spain_1

 Si quieres adentrarte en una aventura como ésta; reservarte unos días, prepara un buen calzado, y sumérgete en la capital antes de que el sol abrasador llegue a ella, ya que cabe destacar que en Madrid el verano se nota bastante…por eso ahora sería una época genial.

Carga tus pilas a tope y ¡a por ello!

Y si tienes alguna duda, pregunta a cualquier madrileño sin reparo, son gente bastante abierta y con ganas de satisfacer a sus visitantes, ya que se sienten muy orgullosos de su ciudad. El tema del transporte… es uno de los destinos más simples que se pueden encontrar, ya que está muy bien conectado a través de trenes de alta velocidad, autocares, avión, etc. Incluso yendo en un coche lleno puede salir bastante bien económicamente. Así que como veis, ¡no hay ningún motivo por el cual este viaje no se pueda hacer!

 

 

 

RELACIONADOS