Patrimonio 


La Capilla de los Benavente: Capilla Sixtina del arte español

CTB.1996.62

Genaro Pérez Villaamil, “La Capilla de los Benavente en Medina de Rioseco”, 1842

Llamada por el literato y crítico de arte Eugenio d´Ors la Capilla Sixtina del arte castellano, la capilla de los Benavente se encuentra en la iglesia de santa María de Medina de Rioseco (Valladolid) y fue un encargo del caballero don Álvaro Alfonso de Benavente, datando de 1544. Se levantó en el lugar que ocupaba la sacristía de la iglesia y se dedicó a la Concepción de la Virgen; tiene carácter funerario. La iglesia en la que se encuentra la capilla data de finales del siglo XV, aunque la torre es posterior y su estilo es barroco.

C.Benavente

Interior de la capilla

 

Hasta comienzos del siglo XXI, momento en que se acometió una importante labor de limpieza y restauración, gran parte del interior de la capilla se encontraba teñido de color negro, pues durante la ocupación francesa el recinto se había usado como cocina. Asimismo, la obra había sufrido repintes y modificaciones a lo largo del tiempo.

De la capilla destaca sobre todo su decoración escultórica, concretamente la realizada por los hermanos Corral de Villalpando, Juan de Juni y Esteban Jordán entre otros artistas.

Los Corral eran tres hermanos oriundos de Villalpando (Zamora), formados probablemente en Italia. De ellos dice el escritor Cristóbal de Villalón en 1539: “los cuales en este arte de labrar el yeso admiran tanto los hombres, que comparado con su obra lo viejo parece ser digna de burla la antigüedad“. Precisamente, en yeso realizan dos de los hermanos, Jerónimo y Juan, la decoración de la capilla de los Benavente, en concreto escenas del Génesis, del Juicio Final y planetas y virtudes en la bóveda. Las figuras están policromadas y doradas y su estilo acusa un fuerte manierismo perceptible en el canon alargado de las figuras o las posturas inestables de los cuerpos.

Valladolid-Medina-Rioseco-Capilla-Benavente-024-2

Interior de la capilla

 

De izquierda a derecha aparecen: Adán y Eva probando el fruto del Árbol de la Ciencia, la creación de Eva a partir de la costilla de Adán y la expulsión del Paraíso con la Muerte como un esqueleto que toca una vihuela.

Por otro lado, el escultor francés afincado en Castilla Juan de Juni (1506-1577) comenzó a realizar el retablo de la capilla, que había sido contratado en 1557, tres años después de la muerte de Álvaro de Benavente. Sin embargo, intervendrían y concluirían la obra otros artistas como Esteban Jordán, quien terminó el retablo en 1590.

El retablo está dedicado a la Virgen como intercesora, de cuya vida se narran diferentes episodios junto a la infancia de Cristo. Encontramos el abrazo de san Joaquín y santa Ana en la Puerta Dorada, momento según los evangelios apócrifos en el que la Virgen habría sido concebida. Completan la decoración escenas de la Pasión, virtudes, Padres de la Iglesia y evangelistas.

mabenrt

Retablo de la capilla

El programa iconográfico de la capilla, en su conjunto, nos habla del Ciclo de Salvación, desde el Pecado Original hasta la llegada y sacrificio de Cristo para redención del hombre, pasando por la concepción inmaculada de la Virgen, intercesora de la humanidad ante Dios. El ciclo concluiría con la representación del Juicio Final, situado encima del retablo.

El pintor romántico Jenaro Pérez Villaamil (1807-1854) convirtió esta capilla de los Benavente en protagonista de uno de sus lienzos, conservado actualmente en el Museo Carmen Thyssen de Málaga y con el que abríamos esta entrada.  Como es habitual en su pintura, las dimensiones del interior están exageradas, de manera que el espacio parece mucho más grandioso. El artista se situó precisamente de espaldas al retablo para plasmar el interior de la capilla.

Esta pintura de Pérez Villaamil, más allá de sus valores estéticos, resulta de gran interés porque nos permite conocer o al menos intuir el estado de conservación de la obra a mediados del siglo XIX antes de su restauración.

Vía| AZCÁRATE, José María: Escultura del siglo XVI, “colección Ars Hispaniae”, Editorial Plus-Ultra, Madrid, 1958, vol.XIII.

Imagen|Pérez Villaamil;interior capilla 1; interior capilla 2; retablo

En QAH| Villaamil, el pintor de la España monumental

RELACIONADOS