Economía y Empresa, Marketing 


La calidad en el sector alimentario (II): Principios de calidad de los alimentos

En el anterior artículo de esta serie introduje las características a considerar para valorar la calidad de un producto agroalimentario.

Como conclusión, podríamos definir la Calidad de un Producto Agroalimentario como “el cumplimiento de los requisitos, tanto legales como comerciales, la satisfacción del consumidor y la producción en un ciclo de mejora continua”.

En consecuencia, la calidad de un alimento hay que entenderla en el marco del cumplimiento de tal alimento, de tres principios fundamentales:

  • La calidad sensorial o técnica abarca los aspectos intrínsecos del producto, su composición química, su valor nutritivo y sus características organolépticas. La mayoría de los productos alimenticios disponen, a este respecto, de una reglamentación técnico-sanitaria.
  • La calidad comercial, en el valor agregado que posee el producto y la disponibilidad en el mercado. Estas características son las que estimulan el acto de compra por parte del consumidor, que es el efecto buscado por toda empresa.
  • La calidad higiénica tiene como objetivo mantener la inocuidad del producto para el consumidor (ausencia de sustancias tóxicas, microorganismos patógenos, agentes químicos o físicos).

Estos principios se materializan en la existencia de una serie de exigencias de calidad y seguridad, tanto por parte de las empresas a sus proveedores, como por parte de los organismos oficiales a nivel nacional e internacional, que toda empresa que quiera ser proveedora de otras, ó simplemente operar en determinados mercados, debe cumplir.

Para cumplir estas exigencias, es preciso, en primer lugar, conocerlas y en segundo lugar, ver la forma de aplicarlas en cada empresa productora.

Y además, la empresa que suministra el alimento, debería ser capaz de cumplir con estas condiciones en cada lote que comercializa, de manera homogénea, en un proceso de mejora continua que ofrezca cada vez mayor fiabilidad y confianza.

En este sentido, la gestión de la calidad y la seguridad alimentaria es un factor imprescindible para garantizar la continuidad a largo plazo de toda empresa agroalimentaria, ya que permite incorporar estas exigencias o requisitos en los procesos de trabajo, y de este modo, asegura que los productos resultantes cumplen con sus requisitos de forma homogénea y repetitiva.

Y es por ello que han surgido diversos modelos de sistemas de gestión de la seguridad alimentaria, que entroncando con el modelo propuesto por la norma ISO 9001, para la gestión de la calidad, han añadido requisitos de seguridad alimentaria, a fin de convertirse en modelos de referencia específicos para el sector agroalimentario.

En el siguiente artículo daré una visión general de los modelos disponibles actualmente, y de cómo distinguir si son modelos válidos y reconocidos internacionalmente.

 

Vía | Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO)

Imagen| Botella de Vino

Más información | Modelo HACCP de la FAO para control de procesos de producción de alimentos, Iniciativa Mundial para la Seguridad Alimentaria (GFSILecciones sobre el concepto de calidad

En QAH| La Calidad en el Sector Alimentario (I) Alimentos de calidad vs alimentos seguros, ¿Qué es la calidad? (I) :¿Por qué este concepto “suena tan bien”?, La perspectiva interna y externaEl punto de vista legal, El enfoque normalizado, El Modelo ISO 9001 de Gestión de la Calidad

RELACIONADOS