Cultura y Sociedad, Historia 


La caída de la dinastía nazarí (I): Primeras conspiraciones

En el año 1464 comenzó a reinar en Granada el que fuera conocido por los castellanos de la época como Muley Hacén, sus años en el trono nazarí coincidieron con la última gran ofensiva por parte de los ejércitos católicos para dar por finalizada la Reconquista. Confiado en que Castilla no suponía una amenaza por las disputas internas que vivía, el Emir descuidó un poco la política y facilitó el camino a los ejércitos cristianos para culminar su Cruzada.

La Alhambra de Granada.

La Alhambra de Granada.

Muley Hacén estaba casado con su prima Aixa, una de las mujeres más ambiciosas de su época, junto con la Reina Católica, y la que sería madre del último monarca nazarí del reino granadino, Boabdil el Chico; sin embargo, durante una lucha entre cristianos y musulmanes se capturó a una joven de la que Hacén se enamoró y la hizo su esposa, Isabel de Solís, la cual tras abrazar la fe musulmana pasó a llamarse Zoraida y a convertirse en la favorita del Emir. En este momento comenzaron las conspiraciones contra el Emir por parte de Aixa, conocida también como Fátima “La horra” (la honrada) para asegurar el trono de su hijo Boabdil frente a las pretensiones de los partidistas de los hijos de Zoraida.

En 1482 los cristianos toman la Alhama, ante este hecho el ejército nazarí intenta en varias ocasiones tomar la plaza sin éxito, lo que redujo la popularidad del emir ante el pueblo granadino. Tras la derrota de los reyes católicos en Loja, Boabdil  se reúne con los abencerrajes[1] en Guadix para negociar el derrocamiento de su padre, y su hermano menor, Yúsuf, se traslada a Almería donde es bien recibido. Se cuenta que a partir de este momento Boabdil fue reconocido en todo el reino, excepto en Málaga, donde gobernaba su tío El Zagal y en Almuñécar donde se habría trasladado su padre.

Sin embargo, tras la invasión de la Axarquía malagueña en marzo de 1483, los cristianos sufren una derrota, y ante este hecho, Boabdil siguiendo los consejos de los mozalbetes decide correr por los campos de Lucena, en abril de ese mismo año, donde los Reyes Católicos le hacen su prisionero. Muley Hacén vuelve a la Alhambra e intenta mermar el prestigio de Boabdil, que había pactado entregar a su hijo a los reyes de Castilla a cambio de su libertad. De momento el anciano emir cae enfermo de epilepsia, mientras que a su hijo, el príncipe Yúsuf lo asesinan en Almería (se cree que por órdenes de su tío el Zagal); la salud de Hacén empeora, y no tarda en quedarse ciego. Mientras Granada se desintegra a causa de las disputas familiares, Fernando e Isabel ganan terreno con las conquistas del extremo occidental, destacando la caída de la villa de Álora en 1484. Así en 1485 los granadinos deciden coronar a el Zagal como nuevo emir a finales de junio.

Boabdil le paga cara su liberación a los Reyes Católicos. Castilla le apoyará en la lucha contra su padre, pero a cambio él debe comprometerse a entregar Granada en un futuro no muy lejano. Como garantía del pacto, su hijo Ahmed se quedará en tierras cristianas.

El pacto entre Boabdil y los reyes castellanos establecía un acuerdo por el cual el primero debía pagar un tributo a la corona cristiana y comprometerse a apoyar la guerra contra Muley Hacén. Cuando vuelve a tierras musulmanas, Boabdil, no tarda en extender su dominio por la zona oriental, hasta la deserción de Almería y la muerte de su hermano Yúsuf, teniendo que volver entonces a Castilla.

Posteriormente se producirá la caída completa del reino nazarí, a la que contribuyó enormemente los pactos entre Boabdil y el rey Fernando, y sin duda la enemistad entre él y su tío el Zagal, después de producirse la muerte de su padre, Muley Hacén, asuntos que se tratarán en el siguiente artículo de esta serie.

 [1]  linaje nobiliario de origen norteafricano del reino nazarí de Granada.

Vía| La conquista de Granada: El testimonio de los vencidos. José Enrique López de Coca Castañer

Más información| Isabel-Web Oficial

Imagen| Alhambra, Álora, Granada

RELACIONADOS