Cultura y Sociedad, Historia 


La Batalla de Talavera: cuando españoles e ingleses lucharon juntos

Frente al conflicto diplomático que se ha producido en los últimos meses entre España y Reino Unido por la cuestión de la soberanía sobre Gibraltar, cabe recordar un pasaje de nuestra historia en el que los españoles y los británicos fuimos aliados. Sucedió a principios del siglo XIX, durante la Guerra de la Independencia, cuando el ejército francés de Napoleón, dirigido por su hermano, José Bonaparte, el general Sebastiani y el mariscal Víctor, se enfrentó en los alrededores de la ciudad manchega de Talavera de la Reina contra el ejército hispano-británico, ejércitos dirigidos por el general Arthur Wellesley y el general Cuesta respectivamente, en el verano de 1809.

La Batalla de Talavera: cuando españoles e ingleses lucharon juntos.

La Batalla de Talavera es la primera batalla de la Guerra de la Independencia en la que el ejército británico y español deciden aunar fuerzas para combatir un enemigo común: Napoleón. La importancia estratégica de Talavera de la Reina, debido a su situación geografía en el centro de la península, en comunicación con las principales vías hacia Portugal y Extremadura, hizo que se mantuviera una importante lucha por controlar su territorio y alrededores durante esta contienda.

Tras numerosas derrotas, la Junta de Defensa española decidió pedir colaboración a Gran Bretaña, ya que a los ingleses no les interesaba que los franceses controlaran la península Ibérica. Uno de los principales objetivos de Napoleón era conseguir Portugal y así poder bloquear comercialmente a su enemiga Gran Bretaña.

El general británico Arthur Wellesley acude a la petición del general español Gregorio Cuesta para evitar el avance del ejército francés, concretamente la columna dirigida por el mariscal Víctor que se encontraba ya en Mérida.

El día 27 de julio, el ejército aliado se posiciona a unos kilómetros al oeste del río Alberche, cercano a Talavera. Las tropas francesas al mando del francés Víctor, decidieron no esperar la columna de José Bonaparte y el general Sebastiani, y atravesaron el río Alberche a mediodía, lugar donde se encontraba una de las brigadas inglesas y donde el propio Wellesley preparaba el ataque. Cuentan que Wellesley se salvo de no ser cogido prisionero por la rapidez con la que montó en su caballo, que le permitió huir tras sus líneas y preparar a sus hombres para un nuevo ataque. El ejército aliado se reagrupa tras el ataque y avanza en territorio. El día 28 de julio, los franceses vuelven a atacar, pero tras tres ataques fallidos por parte del ejército francés en tomar el Cerro Medellín, donde se encontraban las tropas anglo-españolas, el mariscal Víctor ordena poner fin al combate.

Los franceses decidieron esperar a la izquierda del Alberche y alrededores la llegada del general francés Soult desde Extremadura. Para evitar esto, el general Cuesta quería rematar a los franceses, pero prevaleció la idea de Wellesley de retirarse con las tropas inglesas hacia Portugal para reforzar la comunicación con Inglaterra.

Finalmente, el 4 de agosto de 1809 los ingleses abandonaban Talavera de la Reina protegida su retaguardia por la caballería de Alburquerque.

La Batalla de Talavera enfrentó a 34.000 españoles y 19.000 ingleses contra 50.000 franceses al mando de José Bonaparte. El eje hispano-británico logró la victoria a cambio de 6.000 bajas por parte de los británicos y 1.200 en la parte española. La brigada francesa perdió a 7.000 hombres.

Monumento que consta de tres monolitos de piedra que representan a cada uno de los ejércitos que participaron en el conflicto.

Un mes más tarde, Wellesley recibió el título de vizconde de Wellington; el general español Cuesta recibió de la Junta Central la Gran Cruz de Carlos III. El rey Fernando VII, una vez en el trono y terminada la guerra, concedió a Wellesley el título con carácter vitalicio y hereditario de Vizconde de Talavera de la Reina a petición de los habitantes de esta ciudad.

Actualmente en la falda sur del cerro de Medellín, punto central de la batalla, se ha levantado un monumento que consta de tres monolitos de piedra que representan a cada uno de los ejércitos que participaron en el conflicto (España, Francia y Reino Unido), visible desde la A-5.

Vía| Batalla de Talavera de la Reina

Más Información| Talavera: la batalla que vieron los británicos

Imagen | Google

En QAH| Gibraltar, un conflicto más grave de lo que pareceUtrecht, algo mas que un tratado [III]: Gibraltar

RELACIONADOS