Historia 


La batalla de Poitiers (732)

Tras la entrada al poder de los Omeyas y su rápida expansión, sobretodo por el norte de África, en el año 711 un ejército encabezado por Tariq cruza el estrecho y posteriormente otro con Muza para ocupar la Península Ibérica. Su ocupación llega hasta la frontera del Ebro y, tras asegurar la ocupación de la Península, deciden entran en el corazón de Europa hasta el eje que supone el río Loira.

Batalla de Guadalete (711)

Batalla de Guadalete (711)

Así llegamos al año 732 en Poitiers, donde se producirá un enfrentamiento armado entre la gran potencia islámica y un reino que, a la postre de esta victoria, adquirirá el mismo rango de importancia que el de su adversario.
El enfrentamiento entre ambos era inevitable mientras el ejército islámico se estableciese en la actual Francia. Hay bastantes especulaciones sobre que el único motivo de tal batalla fuese por motivos religiosos, mientras que los Omeyas por un lado querían extender su fe islámica, los francones querían defender su doctrina cristiana. Pero no es del todo cierto, sino que el verdadero motivo era la expansión del imperio por parte de los Omeyas y un freno a esta por parte de los francos, pero obviamente, en esta disputa viene implícito el aspecto religioso. Es un choque entre dos dinastías y no entre dos religiones.
La batalla sucede en el 732. Por un lado tenemos al ejército omeya y por el otro al franco, liderado por Carlos Martel, mayordomo de palacio, que era una figura que actuaba como una especie de primer ministro, ya que los reyes merovingios no tenían interés en el poder político y delegaban sus funciones a esta figura.

La batalla de Poitiers (732)

La batalla de Poitiers (732)

Carlos Martel organizó su infantería de una manera diferente, desde los romanos la infantería más veterana se colocaba al principio y conforme menos veteranía poseías más atrás te colocabas. Los carolingios reinvirtieron esta formación y colocaron a los novatos en primera línea, los jinetes bereberes chocaron contra la primera línea conformada principalmente por campesinos. Conforme el ejército omeya chocaba contra el muro cada vez eran más profesionales y estos cada vez estaban más cansados, y a esto hay que sumarle la revolución metalúrgica que producía espadas más largas, hachas, caballos herrados y con estribo. Por lo que la victoria cayó del lado franco.
La batalla de Poitiers creó dos efectos, dos consecuencias, para carolingios y para omeyas.
El primer efecto es que para el mundo carolingio reafirmó la posibilidad de cuál era el sentido del poder. Pipino el Breve, hijo de Carlos Martel, gran vencedor de la batalla y no su rey merovingio, crea una revolución política, en el 751 se proclamará rey de todos los francos, acabando ya con los reyes merovingios cortándole la cabellera a Childerico III e iniciando una nueva dinastía en el trono: la de los Carolingios, que con su hijo, Carlomagno, llegó a su máximo explendor a nivel territorial, económico y, sobretodo, cultural.

Situación del Califato y los Francos después de la batalla de Poitiers, año 750.

Situación del Califato y los Francos después de la batalla de Poitiers, año 750.

La otra gran consecuencia fue para el mundo islámico, la noticia de la derrota de Poitiers fue devastadora para el Califato Omeya. Cuando la noticia llegó a Damasco se produjo un golpe de Estado infundado por los abasíes asesinando a toda la familia omeya y trasladando su capital a Bagdag. Sólo sobrevivió un omeya, Abderramán, que se instaló en la Península Ibérica conformando el Emirato de Córdoba, que era independiente políticamente pero si reconocía la figura religiosa del califato.
Una batalla que enfrentó a dos mundo opuestos, que sin la victoria de los francos la religión islámica se hubiese extendido por Centro Europa y que la derrota supuso acabar con el afán expansionista del mundo islámico. Una batalla crucial en la historia europea que con otro resultado hubiesen cambiado bastante las formas religiosas, políticas y culturales de la Europa Medieval y porqué no, de toda la historia europea.

En colaboración con QAH| Sucesos Clave de la Historia

Vía| GARCÍA de CORTÁZAR. Manual de Historia Medieval. Madrid, Alianza, 2008.

Imágenes| GuadaletePoitiersMapa

En QAH|Territorio de al-Ándalus (I): de Mahoma a la península IbéricaCarlomagno (I): el heredero medieval del Imperio Romano

RELACIONADOS