Cultura y Sociedad, Historia 


La Batalla de Estalingrado

 

Después de setenta años, aún se recuerda la batalla de Estalingrado, actual Volvogrado, como una de las mayores batallas de la Segunda Guerra Mundial. Este enfrentamiento entre las fuerzas alemanas y rusas, fue el más sangriento de toda la contienda. La batalla se desarrolló entre los meses de junio de 1942 y febrero de 1943.

Batalla_del_Caucaso

Avance alemán en la Campaña del Cáucaso.

Debido al rápido avance de las tropas alemanas por las estepas rusas, en un principio se optó por cortar el reagrupamiento de las tropas rusas que se dirigían a Estalingrado, después atacar Rostov del Don y finalmente reforzar las líneas defensivas del Cáucaso. Sin embargo la impaciencia de Hitler hizo que el plan cambiara, así pues, se decidió que se debía atacar Estalingrado y reforzar las líneas defensivas del Cáucaso a la vez.

Fue imposible  alcanzar el Cáucaso, debido a lo escarpado del terreno y a la falta de suministros. Esta contienda, la batalla de Estalingrado, se convirtió en una guerra simbólica para callar la carencia estratégica del bando alemán. Así pues, este enfrentamiento se convirtió en la antítesis de la manera de luchar de la Wehrmach, es decir, la guerra de guerrillas. Durante los primeros meses de la batalla, el ejército alemán fue el más fuerte debido a las numerosas bajas enemigas  y la mejora de los medios técnicos. A lo largo del tiempo, la buena combinación que había tenido el ejército alemán, la infantería, los blindados y la aviación, fue cada vez  más ineficaz en este nuevo tipo de batalla.

A finales de septiembre y principios de octubre, llegaría el momento de la reconquista del ejército ruso, denominada como la Operación Urano.  El ejército rumano e italiano, estacionados en los flancos del ejército alemán, quedo totalmente destrozado por la ofensiva soviética, quedando las tropas de Paulus totalmente encerradas sin suministros. Por ejemplo, un ejército de 250.000 hombres quedó atrapado en el pueblo de Kalach.

9

Soldados atrincherados

El general Paulus vio con horror, que su propio ejército estaba totalmente desarticulado, sin comida ni municiones, además de estar totalmente encerrado en la ciudad, el final estaba próximo. A principios de enero, las tropas rusas realizaron un estrechamiento del perímetro, capturando el  aeródromo de Pitomnik,  que era el último punto de contacto con el exterior que le quedaba a los alemanes.

A finales de enero, le llegó a Paulus un comunicado firmado por Hitler en el que le prohibía la rendición y le invitaba a suicidarse antes que manchar el honor del ejército alemán. Para evitar la capitulación, Hitler le nombró Mariscal de campo y ningún Mariscal se había rendido en la historia del ejército alemán. A pesar de este gesto, Paulus decidió rendirse a las tropas rusas el 31 de enero de 1943, junto a más de 30.000 soldados. De esta manera, se convirtió en el primer Mariscal que desobedeció a Hitler, a pesar de su admiración y fanatismo.  El día 2 de febrero se rindieron las últimas unidades del ejército, poniendo punto y final a esta sangrienta batalla.

El número de heridos y muertos en este enfrentamiento fue abrumador, en uno de los días más duros de combate se podía llegar a 4.000 muertos. Al final de la batalla se hicieron más de 90.000 prisioneros de guerra, de los que solo 5.000 hombres volverían a Alemania. En cuanto al ejército ruso tuvieron unas pérdidas de más de 800.000 soldados.

 

http://youtu.be/d0A6dJG_sOc

 

Vía| Batalla de Stalingrado

Más información| Ricardo Artola, La Segunda Guerra Mundial, editorial Alianza Editorial, Madrid

Video| Youtube

Imagen | Mapa,  Soldados

RELACIONADOS