Patrimonio 


La arqueología y la cultura de la muerte (II)

Este mes de mayo, la sección de arqueología de Qué aprendemos hoy trae una segunda parte de este artículo hablando sobre tumbas y necrópolis. Las tenemos romanas, musulmanas y mudéjares, así que vamos a ponernos manos a la obra, que hay mucho que contar y varios lugares donde viajar.

La arqueología y la cultura de la muerte (II)

El primer sitio al que iremos es a Madrid, donde han sido encontradas varias tumbas mudéjares del siglo XIII orientadas hacia Córdoba. El descubrimiento, bajo el Palacio de la Duquesa de Sueca, y ha sucedido mientras se llevan a cabo unas obras de reforma integral del inmueble. Cuando el palacio se abra al público (no se sabe ni cuándo ni en calidad de qué) se podrán ver gracias a un suelo transparente, de cristal o de metacrilato.

Madrid fue una medina islámica entre el siglo IX y el siglo XI, cuando pasó a ser una urbe cristiana. Sin embargo, apenas se ha conservado documentación sobre la presencia musulmana entre el siglo XII, del que data la primera muralla cristiana, y el XV, cuando se acredita la existencia de dos morerías: la vieja, en el interior de la muralla cristiana, y la nueva, extramuros y situada al sur de la plaza Mayor, entonces plaza del Arrabal.

Estos enterramientos son muy importantes, ya que podrían indicar que la morería nueva ya funcionaba en el siglo XIII. Esto también afianza la creencia de que bajo el barrio de La Latina había un cementerio mudéjar. En 2006 aparecieron alrededor de 40 tumbas en unas obras en la calle Toledo, pero es que en los años 50, durante las primeras obras de reforma del Mercado de la Cebada, también se hallaron tumbas, con cuerpos en decúbito lateral, es decir, enterrados de lado.

Enterramientos en Sa Pobla en decúbito lateral

Cogemos ahora un avión y nos vamos a Mallorca, ya que la necrópolis encontrada en Sa Pobla en 2017 parece estar ofreciendo mucha información muy completa para este tipo de yacimiento en áreas no peninsulares. Hablamos de la localización de 63 tumbas claramente musulmanas, por la disposición de los cuerpos, que han corrido una suerte sin par, al estar relativamente cerca de la superficie.

Fueron hallados los primeros vestigios de este imponente yacimiento en 2017, durante las obras en una finca en s’Oblac. Esto supuso un problema a priori, ya que afloraron a un metro de la superficie y hubo que descartar que fueran fruto de algún tipo de delito. Aunque están razonablemente contentos con lo encontrado, se cree que pudo haber una cincuentena más de tumbas. La analíticas de carbono 14 realizada a siete individuos ha permitido establecer una horquilla cronológica entre final de siglo VIII e inicios del siglo XII.

Tumbas encontradas en Palencia

 

Para finalizar nuestro periplo, hacemos parada final en Palencia, donde se han encontrado 6 tumbas que formaban parte de una necrópolis de época tardorromana (siglo V) con una forma de enterramiento que ya conocemos de otras ocasiones: enterramiento a la capuchina, o inhumados y rodeados de tejas o grandes lajas de piedra.

Se han encontrado, una vez más, en el transcurso de las obras de una casa, y se cree que podían formar parte de una necrópolis mucho más grande, aunque los propios arqueólogos no se ponen de acuerdo sobre cómo de grande sería este espacio reservado para la muerte en la Palencia actual.

Vía| Diario de Córdoba, EuropaPress, Efe Noticias
Más información| Madrid actual, Diario de Mallorca, ABC
Imágenes|Diario de Córdoba, Diario de MallorcaEfe Noticias
En QAH| Nuevas sorpresas en Cástulo, La arqueología y la cultura de la muerte

RELACIONADOS