Cultura y Sociedad, Patrimonio 


La Arqueología en la antigua URSS

Venus de Kostenki. Paleolítico Superior. Realizada hace 23.000-21.000 años.

Venus de Kostenki. Paleolítico Superior. Realizada hace 23.000-21.000 años.

Y al final el capitalismo “venció” tras la Guerra Fría. El principal garante del comunismo, la URSS, vio cómo su estructura sociopolítica se desmoronaba por completo en 1991, tras casi 70 años de bagaje. Durante ese discurrir cronológico el conocimiento científico que desarrollaron los rusos había sido guardado como un tesoro. Algo inaccesible al mundo occidental, salvo contadas excepciones propiciadas por el espionaje en el contexto de un conflicto en la sombra.

El problema no afectaba únicamente al campo tecnológico y armamentístico. Las Humanidades también se vieron afectadas. Para los especialistas en el resto del mundo la falta de difusión por parte del régimen comunista agravó aún más la distancia generada por la barrera lingüística. En el caso de la Arqueología la idea más extendida era que la disciplina, en su versión soviética, había quedado estancada en ciertos dogmas trasnochados del siglo XIX, haciendo gala del más rancio marxismo. Otra creencia bastante difundida en occidente era la supuesta falta de principios metodológicos claros entre los arqueólogos rusos, siempre preocupados por seguir las directrices de la propaganda soviética.

Retrato del arqueólogo australiano Vere Gordon-Childe.

Retrato del arqueólogo australiano Vere Gordon-Childe.

Si obviamos las trabas impuestas por el pesado aparato gubernamental, los datos son apabullantes. Desde que Lenin estableciera en abril de 1919 la Academia Rusa de Historia y Cultura Material, la red de investigación arqueológica soviética llegó a convertirse en la más grande del mundo. En los años 50 se realizaban unas 500 expediciones arqueológicas anuales por toda la URSS, a partir de las cuales fueron redactados más de 30.000 informes y memorias en sólo una década. Una extensión de 22.402.200 km2 permitía el acceso de los arqueólogos a un enorme crisol de pueblos pretéritos. Los impresionantes túmulos escitas, la cultura neolítica de Tripolje, las venus del Paleolítico o los hallazgos sobre el antiguo reino medieval de Kiev son algunos de los ejemplos más destacados.

Aunque influyentes arqueólogos como el australiano Vere Gordon-Childe (1892-1957) y el canadiense Bruce Trigger (1937-2006) llamaron la atención sobre los estudios que venían realizándose dentro de las fronteras rusas, la mayoría de las investigaciones soviéticas nos son completamente desconocidas. Y eso que hubo algunos encuentros y acercamientos científicos durante el período de la Perestroika y a lo largo de los años 90, ya con la URSS desaparecida. Aún así, apellidos tan importantes como Formosov, Zsajaruk, Ribakov o Klejn nos suenan muy lejanos, o simplemente, no nos suenan.

Arkaim Virtual

Reconstrucción virtual del sitio arqueológico de Arkaim, en Chelyabinsk Oblast, Rusia. II milenio a.C.

Me llama poderosamente la atención el mundo científico europeocentrista que incluso obvia los logros de naciones a las que considera europeas cuando le interesa. Queda claro que la lacra legada por los conflictos del siglo XX no ha podido salvarse con garantías. Una simple búsqueda en la Web nos servirá para comprobarlo: pocas entradas dedicadas a la arqueología soviética –algunas en inglés, casi ninguna en español-, mientras que la arqueología nazi llena miles y miles de enlaces dedicados a la pseudociencia y al misticismo trasnochado. La Unión Soviética en realidad era un puente entre dos mundos, y más nos valdría tener la suficiente amplitud de miras como para empezar a incluir el ingente legado de pensamiento humanístico generado por los rusos. Aunque muchas investigaciones serían, como poco, revisables, un nuevo punto de vista sólo podría enriquecer la sobrevalorada “mente occidental”.

Más información| Klejn, L. S. (1993) La Arqueología Soviética: Historia y teoría de una escuela desconocida. Barcelona, Crítica.

Imagen| Busto de Lenin, Retrato de Vere Gordon-Childe, Venus rusa de Kostenki, Reconstrucción virtual de Arkaim.

En QAH| Muerte en la estepa: Las momias rusas

RELACIONADOS