Patrimonio 


La aparición de un nuevo Velázquez: un retrato de Felipe III

Por todos es sabido que Diego Rodríguez de Silva y Velázquez es una de las figuras artísticas más destacadas de la Historia del Arte y sus obras resultan conocidas para una inmensa mayoría. Por eso, cuando aparece alguna noticia relativa a este artista, siempre causa un gran revuelo tanto entre especialistas como profanos en el tema.

Velázquez, Retrato preparatorio de Felipe III

Velázquez, Retrato preparatorio de Felipe III

Recientemente, se ha dado a conocer un retrato que ha sido atribuido a Velázquez por varios estudiosos y tras exhaustivos análisis. El retratado es Felipe III y dicha obra ha sido donada al Museo del Prado a través de una institución de nueva creación, la American Friends of the Prado Museum, por el hispanista William Jordan. Éste, primer director del Meadows Museum (Dallas, Texas), compró la obra en una subasta en los años 80, cuando se creía que el retratado era Rodrigo Calderón, militar al servicio del monarca Felipe III. Tras ser estudiada y restaurada durante varios años, se presentó la posibilidad de que el lienzo pudiera tratarse de un pequeño retrato preparatorio de Felipe III para la obra de mayor tamaño Expulsión de los moriscos por Felipe III, realizada por Velázquez en 1627.

Esta obra fue el resultado de un concurso, pues se encargó a los principales artistas de la Corte, entre los que ya se encontraba el pintor sevillano, la realización de este tema para decorar el Salón Nuevo del Alcázar de Madrid. El citado asunto formaría parte de una serie de lienzos que homenajeaban a la dinastía de los Austrias, que se completaba con Carlos V ecuestre, Felipe II ofreciendo a Dios al príncipe Fernando (ambas de Tiziano) y Felipe IV ecuestre, también de Velázquez. Se completaba así la serie de los cuatro monarcas hasta entonces existentes en la dinastía Habsburgo: Carlos I (o V), Felipe II, Felipe III y Felipe IV.

Vicente Carducho, Expulsión de los moriscos (dibujo)

Vicente Carducho, Expulsión de los moriscos (dibujo)

Por las descripciones que nos ha dejado Antonio Palomino, sabemos que la obra tenía formato vertical y que lo más destacado de la misma era el retrato de Felipe III. Se dice que éste iba armado y vestido de blanco, portaba un bastón en la mano y dirigía exhortaciones a hombres, mujeres y niños para que marcharan de España, los cuales se hacían acompañar por varios soldados. La composición se completaba con una representación alegórica de España a la derecha del rey, representada como una matrona romana llevando un escudo, unos dardos y unas espigas. Tanto la obra velazqueña como las del resto de pintores que participaron en este concurso se perdieron durante el incendio del Alcázar el 24 de diciembre de 1734, y sólo se conserva un dibujo sobre el tema de Vicente Carducho, el cual es bastante diferente de la descripción de cómo sería la obra de Velázquez.

En el retrato de Felipe III recién descubierto, aparece una efigie de busto del rey mirando hacia arriba y en posición de perfil, lo que indica que no se trata de un retrato autónomo (en cuyo caso aparecería mirando al frente), sino que es parte de un conjunto mayor. El rostro está perfectamente esbozado, mostrando su expresividad a través de puntos de luz en la barbilla, la nariz y los ojos, como es habitual en los retratos del artista. En cambio, tanto la gorguera como el atuendo aparecen trazados con unas ligeras pinceladas, lo que también podría indicarnos que se trata sólo de un boceto preparatorio.

Los estudios llevados a cabo en esta obra revelan las similitudes existentes entre ella y otras piezas de la misma época (en torno a 1627, antes del primer viaje a Italia de Velázquez) en aspectos como el tipo de tela utilizada, la preparación de la misma o la manera de construir la composición. A esto hay que sumar el estudio de otras obras del mismo período, 1627-1628, como Felipe IV a pie o Retrato del infante don Carlos, con las cuales guarda semejanzas en el modelado de los contornos de las figuras.

El hispanista William Jordan junto al retrato de Felipe III

El hispanista William Jordan junto al retrato de Felipe III

Sea este retrato un verdadero Velázquez o no, queda claro, a través de la repercusión de esta noticia, que el maestro sevillano sigue siendo considerado un artista capital en la Historia del Arte occidental.

 

Vía| Más de Arte: un nuevo Velázquez para el museo del Prado

Más información| CRUZ VALDOVINOS, José Manuel, Velázquez. Vida y obra de un pintor cortesano, CAI, Zaragoza, 2011.

Imágenes| Retrato de Felipe III, Expulsión de los moriscos, William Jordan con Felipe III

En QAH| Diego Rodríguez de Silva y Velázquez, Un Velázquez en el sótano de Yale

RELACIONADOS