Patrimonio 


La antigua Alcazaba de Murcia y su Alcázar Mayor, historia árabe bajo nuestros pies

Sello concejil donde podemos ver el exterior de la Alcazaba

Sello concejil donde podemos ver el exterior de la Alcazaba

Tras el Tratado de Alcaraz (1243), efectuado por el infante Don Alfonso (futuro Alfonso X El Sabio), las posesiones del reino musulmán de Murcia pasaron a la Corona de Castilla. A partir de este momento, la urbe que los árabes conocían empezó a sufrir cambios a favor de los cristianos. Es por esto que, tras un breve paseo por el casco antiguo de Murcia, es difícil imaginar que bajo ciertos imponentes edificios o calles, existiera un recinto tan importante como fue la Alcazaba. Por este motivo, resulta sorprendente que bajo el precioso Ayuntamiento de estilo neoclásico existiera el Daraxarife o Palacio del Príncipe – residencia del heredero al trono- perteneciente al Alcázar Mayor, y que en 1287 Alfonso X el Sabio cedió al Concejo de Murcia para que instalara ahí su aparato de gobierno, que bajo la catedral hubo una mezquita cuyo patio se situaba en lo que hoy es la Plaza de las Cadenas o que bajo la Iglesia de San Juan de Dios se halle un oratorio del Rey Lobo. Don Alfonso era consciente de la importancia de este lugar, y por eso se hizo con ella para demostrar su poder frente a la dominación musulmana.

Desgraciadamente, dada la ambigüedad de la documentación de época islámica, es muy difícil vislumbrar el tamaño exacto que pudo tener la Alcazaba, además de la poca precisión que da al respecto sobre los términos “alcazaba” y “alcázar”, que en muchas ocasiones se confunden. En todo caso, el término “alcazaba” –también denominada Al-Qasr Al-Kabir– se refiere a un recinto palatino-militar en cuyo interior se encuentra el Alcázar Mayor –también conocido como Alcázar Nasir–, edificio más importante del recinto.

 

Contexto urbano de la Murcia árabe

Contexto urbano de la Murcia árabe

 

Oratorio del Alcázar Mayor, Murcia. Vista general del mihrab después de la restauración

Oratorio del Alcázar
Mayor. Vista general del
mihrab después de la restauración

Como se ha dicho anteriormente, bajo el suelo de Murcia existe una historia que trató de ser soterrada por los nuevos gobernantes del territorio, como es habitual en la Historia. Afortunadamente, hace unos años, tras unas obras de restauración, se hallaron en el sótano de la iglesia barroca de San Juan de Dios unos restos arqueológicos de época del Rey Lobo: una mezquita palatina que constaba de un muro de la quibla con un mihrab u oratorio privado, una rawda o panteón real y un tramo de la muralla del siglo XII. Del oratorio se ha conservado un arco de herradura con decoración ataurique, convirtiéndose en un relevante hallazgo de la arqueología islámica en España. Este mihrab estuvo decorado con una bóveda que fue demolida, pero afortunadamente, durante los trabajos de excavación fue reconstruida parcialmente. Del panteón real se encontraron nueve tumbas sobre un suelo de mármol, donde se sospecha que pudieron ser enterrados el Rey Lobo y su familia. Durante la Reconquista, éste fue el primer solar cristiano ya que en 1243, Don Alfonso, sobre el oratorio fundó una iglesia bajo la advocación de Santa María la Real, ya que no fue hasta el siglo XVIII cuando se levantó la actual iglesia de San Juan de Dios.

Imagen 005

A la izquierda restos que corresponden al Panteón Real. A la derecha, detalle de la rosca del arco del mihrab

La Dirección General de Bellas Artes y Bienes Culturales se ha encargado de proteger estos restos desde el momento de su hallazgo, su conservación y restauración, así como su adecuación para la visita, actuaciones destinadas a la recuperación de la memoria histórica de este conjunto religioso-funerario.

Como en toda reconquista, la sustitución de las costumbres es un proceso largo y difícil, aunque en muchos casos, el pueblo conquistador es conquistado culturalmente por su enemigo asimilando ciertas características de él. Por ello, no hay que olvidar el pasado de una ciudad, en muchos casos desconocido por sus habitantes. Por este motivo, hay que conservar sus vestigios y darlos a conocer para que las generaciones posteriores puedan disfrutar de una idea más global de la Historia, como parte fundamental de su cultura.

Vía| Belda, C., Arte en la Región de Murcia, de la Reconquista a la Ilustración, Editora Regional de Murcia, Murcia, 2006, Museos de la Región de Murcia, Descubriendo Murcia, XXI Jornadas de Patrimonio Cultural de la Región de Murcia, El antiguo Alcázar de Murcia: ámbito de poder.

Más información| Arquitectura de Ibn Mardanish, Región de Murcia Digital

Imagen| Sello, MapaOratorio, Panteón, Arco

En QAH| El Alcázar Seguir de Murcia, último vestigio andalusí del sureste peninsular

RELACIONADOS