Cultura y Sociedad 


La Amaxofobia: Pánico en la carretera

En el mundo en el que vivimos actualmente, tener un vehículo es algo casi imprescindible. Ciertamente, los coches y motos, nos hacen la vida más fácil, ya que ganamos muchísimo tiempo en nuestros desplazamientos diarios gracias a ellos. En una sociedad en la que todo el mundo tiene prisa, ganar tiempo en ir de un lado para otro es algo esencial.

Pero  una situación tan cotidiana como es coger el coche puede ser, para algunas personas, algo terrorífico. Hay quienes sienten un miedo irracional a conducir, y por consiguiente padecen amaxofobia. La AMAXOBOFIA  tiene que ver con  miedos relacionados con la conducción  y esto supone una limitación importante en el desarrollo del día a día de las personas que sufren este trastorno. El término viene del griego amaxos (carro) y fobos (miedo).

Los principales síntomas que sufre la persona que tiene amaxofobia cuando se pone al volante son: ansiedad, angustia, sudor de manos, temblor, taquicardias, visualización de accidentes…en definitiva, un verdadero cuadro de ataque de pánico.

En mayor o menor medida afecta al 33% de la población en España, aunque esa cifra se reduce notablemente cuando la patología alcanza el grado de “pánico extremo”: el 6% de la población lo padece, la mayor parte mujeres de entre 30 y 40 años. En la mayoría de los casos, esta fobia, se asocia con experiencias traumáticas como la participación en algún accidente de tráfico. Hay varias grados de amaxofobia, desde el pánico paralizante hasta el miedo leve en situaciones puntuales (situaciones climatológicas, densidad de tráfico, tipo de carretera…).

El principal remedio contra la amaxofobia consiste en trabajar el miedo. Según la gravedad del caso pude ser necesario consultar con un profesional. Las principales claves para mejorar el problema son:

Identificar cuales son las situaciones que más nos afectan.

Pensar tranquilamente en la situación.

Estudiar las respuestas en voz alta hasta asimilarlas

Volver a conducir acompañado de alguien que entienda la situación y proporcione un ambiente relajado.

Y, por último, conducir adaptándose a las circunstancias.

 En la actualidad, el tema de la amaxofobia esta muy estudiado, y existen infinidad de métodos para curarla, incluso profesionales especializados en este trastorno en concreto.

Vía| Amaxofobia

Imagen|Coche, Conductora 

RELACIONADOS