Coaching y Desarrollo Personal, Reflexiones 


La aduana de la vida

Bienvenido al mundo. Antes de continuar tiene que saber las condiciones a las que debe someterse para poder convivir entre los habitantes del Planeta Tierra. No importa que sea hombre o mujer, niño o adulto, blanco o negro, todos tienen derecho a entrar, estas puertas no se cierran ante nadie. Es muy importante que sepa que a partir de ahora está solo, no porque vaya a vivir separado del resto de las personas, está solo porque son sus decisiones las que van a llevarle de un extremo al otro del mundo. La vida en la Tierra no tiene instrucciones, trucos o atajos.

La vida no es un río que fluye desde que entra en el mundo hasta que sale de él, tampoco es una escalera, los peldaños de sus éxitos y fracasos sólo se encuentran en su mente. Tampoco es la vida una montaña rusa, no necesita entrada para subirse a ella y, aunque haya momentos en los que se crea capaz de volar y otros en los que le parezca ahogarse en lo más profundo del suelo, jamás va a saber cuándo acaba la diversión, la emoción y el miedo.

La vida no va a ser siempre feliz, pero tampoco va a ser eternamente triste. Es tan sólo un agujero, hondo, oscuro, que se tragará todo lo que vaya consiguiendo, sus horas, sus minutos, sus segundos. Es una fosa en la que descansarán sus recuerdos y, con ellos, sus olvidos. Dentro se asfixiarán sus sueños, para medir sus fuerzas, puesto que sólo aquellos por los que valga la pena luchar brotarán y florecerán para que se aferre a su tallo. En su interior podrá escuchar la voz de aquellos que algún día dejarán de estar, al igual que todo cuanto deseche a lo largo de los años, la infancia, la magia, la ilusión.

enjoy_the_silence_by_aquasixio-d72js0b

La aduana de la vida

A pesar de todo, ha de saber que la vida es hermosa, aún más si se comparte. Es hermosa porque es impredecible, le sorprenderá cada día. Es hermosa porque es fugaz, en algún momento se dará cuenta de que no tiene tiempo para seguir arrepintiéndose, para seguir con miedo y vivirá. La vida es hermosa porque es finita, tiene sentido que lo sea, sólo así aprenderá a superarse cada día, a convivir con sus penas y sus alegrías, a ver que los males del mundo siempre serán menos que todos y cada uno de los instantes que disfrute. Si desea continuar deje aquí su equipaje.

Sólo se le permite llevarse una cosa consigo, la sonrisa.

Imagen| Sancta Sanctórum

@Jota_PrietoAbia

RELACIONADOS