Salud y Deporte 


La actividad física y sus beneficios en el cerebro

Actividad física y cerebro

Actividad física y cerebro

Nelson Mandela dijo una vez “el deporte tiene el poder de cambiar el mundo”. Por medio de esta afirmación podemos decir que la actividad física puede cambiar la estructura y el funcionamiento del cerebro, incluso en personas de edad avanzada.

Pero dicho esto, ¿qué relación tienen deporte y cerebro? Parece que están muy unidos. Deporte y cerebro están más relacionados entre sí de lo que parece. Ambos están implicados en nuestro bienestar, por lo que es necesario trabajar con ellos. Para alcanzar un máximo rendimiento cognitivo, el cuerpo tiene que trabajar duro. Un dato: las personas que realizan habitualmente actividad física viven más tiempo (3 años de media), valiéndose por sí mismos y teniendo una mejor calidad de vida según el Estudio sobre Promoción del ejercicio físico, de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria. Deporte y cerebro van de la mano, ya que que la actividad física influye en la manera en que pensamos y sentimos.

La actividad física regular contribuye a una protección importante contra las lesiones cerebrales. A lo largo de los años, la práctica frecuente de cualquier actividad física permite conservar la autonomía y preservar la calidad de vida. También afecta al aprendizaje, estado de ánimo, atención, ansiedad, estrés y tiene la capacidad de inmunizarnos contra algunas enfermedades o, al menos, paliarlas de alguna forma.

LOS BENEFICIOS DE LA ACTIVIDAD FÍSICA

-Refuerzo del paquete neurovascular

-Prevención del envejecimiento fisiológico: la mejora de la oxigenación del cerebro por una práctica regular tiene un efecto en las personas mayores a nivel de la capacidad de reacción, de la memoria, del razonamiento.

-Resistencia a la enfermedad de Alzheimer

-Protección contra lesiones cerebrales

LOS EJERCICIOS DE REFORZAMIENTO MUSCULAR

-Se recomienda realizar ejercicios de reforzamiento muscular, que conciernen los grupos musculares principales, como mínimo dos veces por semana.

-No se debe practicar estos ejercicios dos días seguidos.

-Estos ejercicios pueden realizarse levantando peso.

-La intensidad del ejercicio varían según las características de cada persona.

-Se recomienda trabajar de 3 a 4 grupos musculares por sesión.

LOS EJERCICIOS DE FLEXIBILIDAD

Los ejercicios de flexibilidad, efectuados como mínimo dos veces a la semana, durante al menos 10 minutos permiten mantener una buena flexibilidad necesaria para realizar actividades cotidianas con menor esfuerzo

LOS EJERCICIOS DE EQUILIBRIO

-Realizar ejercicios de equilibrio 2 días a la semana alternándolos por ejemplo con ejercicios de reforzamiento muscular.

-Estos ejercicios permiten disminuir las caídas en personas más sedentarias que presentan, por ejemplo, una enfermedad crónica.

-Ejemplos de ejercicios: caminar sobre una línea trazada en el suelo o sortear obstáculos colocados sobre esta línea.

Concluyen los autores que el ejercicio físico podría considerarse como uno de los componentes del estilo de vida más relevantes relacionados con la salud cerebral en personas mayores. Desde otro punto de vista, podría suceder también que el hecho de tener un cerebro en mejores condiciones sea lo que nos permita estar más activos físicamente cuando somos más mayores. Aún no podamos alcanzar aún conclusiones definitivas, los beneficios de cuidarse a todos los niveles se van argumentando día a día con nuevas publicaciones que incluyen no sólo el ejercicio físico, sino también los hábitos alimenticios y la actividad mental y social.

Vía| CCM-Salud y Bienestar

Más información| Muy interesante

Imagen| Actividad física y cerebro

En QAH| ¿Cómo llevar una vida saludable? (I): Consejos para una salud física, mental, emocional y espiritual.

RELACIONADOS