Historia 


Kósovo (II): el conflicto armado

Kosovo War Header

«Kosovo War header» de Clockwise from upper left: Tomislav Jagušt, User:Snake bgd, User:Zeke, Senior Airman Mitch Fuqua (U.S. Air Force)

Tras 1968 la invasión soviética de Checoslovaquia dará un giro a la situación, provocando la reconciliación de Albania y Yugoslavia en un intento de aunar fuerzas. Desde Kósovo se promueven una serie de violentas manifestaciones en diversas poblaciones albanesas, con la intención de obtener el estatuto de República, así como una Universidad Autónoma. Y aunque en principio Tito no se niega a conceder sus pretensiones a los albaneses, las presiones de sectores radicales serbios, le obligará a cambiar de idea provocando una dura represión.

A principios de los 80, Kósovo se encuentra entre las poblaciones más subdesarrolladas de Yugoslavia. Serbia se niega a negociar con la población albanesa y ataja cualquier manifestación o revuelta por la fuerza. Dicha represión justifica de nuevo las migraciones masivas de serbios y montenegrinos a territorio kosovar. Núcleos de población formados por derechistas radicales, policías retirados y sectores de la Iglesia ortodoxa, que acusan a la población musulmana de Kósovo de provocar tensiones.

En 1981, Milósevic se hará con el control de la Liga de Comunistas Serbios. El nacionalismo serbio en Kósovo había acuñado una imagen victimista frente a la población albanesa, esgrimiendo con fuerza el argumento de la expulsión de ciudadanos serbios de territorio kosovar en el pasado. Milósevic dará fuerza y apoyará este movimiento nacionalista. En 1987 en un discurso cargado de consignas patrióticas se dirige a la población serbia, cargando contra la población albanesa de Kósovo, en el famoso discurso de Gazimestan. A partir de 1988, y tras más de sesenta manifestaciones de orden nacionalista serbio, Milósevic inicia la limpieza étnica. El primer paso será eliminar a los ciudadanos de origen albanés de las direcciones provinciales. La Purga finaliza en 1989 con la abolición del Estatuto de Autonomía de Kosovo y el refuerzo de la constitución serbia.

Los medios de comunicación y las cancillerías occidentales hicieron caso omiso del problema, al tratarse de una región muy pequeña. Mientras que la población albanesa, consciente de que una guerra sería una solución suicida, optan por organizar un estado a la sombra de Belgrado.

Sabías que… En 1991 las potencias europeas habían reconocido la imposibilidad de que los pueblos ex yugoslavos convivieran juntos.

Pero el rearme del Ejército de Liberación de Kósovo (un grupo armado independiente de tendencia marxista-leninista que simpatiza con la población albano kosovar) y la presión de la Liga democrática recrudecen el conflicto. Lo que desemboca en el conflicto abierto entre el Ejército de Liberación y Serbia que atraerá la atención de OTAN y EEUU en 1998. Las consecuencias de la Guerra todavía se debaten hoy en día y se manejan cifras de unos 850000 desplazados y entre 4500 y 10000 las bajas producidas por el conflicto.

En colaboración con QAH| iHistoriArte

Vía| Villani, P., La edad contemporánea, 1914-1945, Ariel, Barcelona, 1997. VV.AA, Historia universal del siglo XX: de la Primera Guerra Mundial al ataque de las Torres Gemelas, Síntesis, Madrid, 2001.

Imagen| W.Commons, W. Commons, W. Commons, W. Commons, W. Commons

RELACIONADOS